Seleccionar página

Te reto a dar lo mejor de ti en esta navidad

Te reto a dar lo mejor de ti en esta navidad

Caridad, viene del latín, «caritas o charitas» y «caritatis», referido a la benevolencia, gracia, favor, cariño, amor. A diferencia del amor, la caridad proviene de la razón, sin embargo, es un sentimiento que impulsa a interesarse por los demás, especialmente por los más necesitados.
Luego de tener claro su significado, qué tal si cerramos el 2020, haciendo un acto de bondad compartiendo o dando un regalo o ayuda a alguien que lo necesite, desde un familiar, amigo, hasta cualquier conocido o extraño que sepamos qué está pasando por necesidades. Puede que hasta nosotros mismos estemos pasando por ello, pero el compartir de corazón traerá abundancia a nuestra vida.
Este año ha sido bien difícil para todos, de una u otra manera nos hemos visto impactados, ya sea en la parte emocional, como en la monetaria. El coronavirus ha llevado a más de 322.623 personas alrededor del mundo, gente de todas las edades, personas a las que amábamos y que nos duelen en lo más profundo de nuestro corazón que ya no están acá.
El encierro no ha sido algo sencillo de digerir, sobre todo porque ha estado acompañado de una alta dosis de estrés que no se ha podido eliminar, sino que por el contrario, sigue aumentando por la incertidumbre. Es innegable que esta situación ha afectado nuestras relaciones personales y familiares pero debemos tratar de hacer algo diferente para cambiar este sentimiento.

Qué tal si hacemos un acto de caridad antes de finalizar el año. Preferiblemente focalizado con algún familiar, amigo, conocido, etc.  pero si no es posible, entonces a través de alguna fundación que sepamos que es verídica y que realmente esté haciendo un trabajo social con los más necesitados.  Una ayuda que nos cueste, que implique algún tipo de sacrificio por parte nuestra.

No esperemos nada a cambio, simplemente la satisfacción de haber hecho una buena obra, como una especie de “ofrenda” para tratar de cambiar la energía de este 2020 que estamos dejando atrás.  La satisfacción de demostrar afecto y sacar una sonrisa de felicidad a si sea por un momento a cualquier ser humano, ya nos brinda una alegría enorme en nuestros corazones.

Una investigación, publicada en Psychosomatic Medicinedescubrió que brindar apoyo social tiene efectos positivos en las áreas del cerebro involucradas en las respuestas de estrés y recompensa. El estudio sugirió que brindar apoyo no solo recibirlo, puede ser un importante contribuyente a los beneficios de salud física y mental del apoyo social.

“Lo mejor que puedes dar a tu enemigo es el perdón; a un oponente, tolerancia; a un hijo, un buen ejemplo; a tu padre, deferencia; a tu madre, una conducta de la cual se enorgullezca; a ti mismo, respeto; a todos los hombres, caridad. – John Balfour

Saquemos un poco de nuestro tiempo e invirtamos en algo positivo para la humanidad. Cuantas personas que conocemos no la están pasando bien, y es que, en la mayoría de los casos, no dicen nada o no lo manifiestan por orgullo o vergüenza. Personas que están solas y necesitan un abrazo, compartir tiempo de calidad con alguien sincero, este también es un regalo muy especial. 

Algunas Ideas

Hacer un mercado y darlo de regalo en forma de ancheta o canasta navideña, pagarle la matrícula al hijo de alguien sin recursos, comprarle juguetes a alguien que no tiene manera de dárselos a sus hijos. Pagarle los servicios de electricidad, teléfono, gas, etc. a alguien que no tiene cómo hacerlo. Preparar unos deliciosos alimentos y llevarlos a una familia para su cena de navidad o fin de año. Ir y arreglar el jardín o reparar algún daño de la casa, a una persona mayor que no sabe cómo hacerlo o que no tiene quien le ayude. Ideas son muchas, lo importante es que no solo se quede en un propósito sino llevarlo a cabo. 

“Pedir ayuda no representa debilidad, sino madurez y valentía”.

Pedir perdón o perdonar a quien nos ha lastimado (o hemos lastimado) es otra forma de sentirnos bien y liberarnos, qué mejor que quitarnos ese peso de encima. Dejar ese orgullo tonto que no nos conduce a nada bueno, el guardar rencores no es positivo, por el contrario, termina por afectar nuestra salud y se convierte en un peso extra que no nos dejara avanzar para el próximo año. Cerremos ciclos es un proceso vital “Cerrar para abrir, dejar para tomar, desacostumbrar para crear”.

Te invitamos a cerrar el año, haciendo un acto de caridad, bondad o solidaridad, como le quieras llamar, dando una ofrenda por el simple hecho de permanecer vivo en medio de tanto caos. Si cada uno de nosotros pone un granito de arena para cambiar la situación de alguien en el mundo, esto puede llegar a hacerse viral y este tipo de acciones son las que realmente debemos fomentar las que impactan de manera positiva la vida de las personas. Todos siempre tenemos algo para dar.

Si nos mantenemos optimistas y seguimos brindando al mundo  lo mejor de nosotros mismos, tal vez el futuro tendrá un mejor panorama y lo veremos con más luminosidad. Nuestros actos de bondad dejan ver de qué estamos hechos realmente. “Una simple sonrisa o un abrazo puede cambiar la vida de una persona si llega en el momento justo”.

Sobre el Autor

Mónica Sanabria

Comunicadora social y periodista, Master en relaciones internacionales. Larga experiencia en medios de comunicación Prensa Radio y Televisión. Desde el 2003 dirige su agencia de publicidad M&M Creative Image productions con gran dominio en artes gráficas, Social Media y Fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *