Seleccionar página

ID en Nueva York: ¿Cuál es la mejor opción?

ID en Nueva York: ¿Cuál es la mejor opción?

Es muy común esta escena: entras a un edificio en Nueva York, te piden algún documento para verificar tu identidad y lo único que tienes a la mano es tu cédula colombiana. La entregas pero la persona encargada no habla español o te dice que ese documento no es válido. Tu pasaporte seguramente está en tu casa, guardado en un lugar seguro porque no puedes arriesgarte a andar con él por todas partes. Esa confusión o inconveniente, que te puede impedir desde abrir una cuenta de banco hasta entrar a una biblioteca, se puede solucionar con una identificación local, que aunque es un trámite que no nos da mucha emoción, resulta muy conveniente para la vida en el extranjero. 

El sistema de Estados Unidos es único en muchos sentidos, pero uno de sus aspectos más característicos es que cada estado tiene la potestad de crear sus leyes y normas en cuanto al funcionamiento de sus instituciones, por lo que no existe un documento nacional equivalente a lo que sería para nosotros la cédula. En su lugar, la mayoría de los estadounidenses usan su licencia de conducción para identificarse en cualquier lugar que sea necesario. En la ciudad de Nueva York, sin embargo, manejar es una rareza, pues la ciudad está diseñada para favorecer el uso de transporte público, entonces el uso de licencias de conducción también es escaso para identificarse. Es más, es muy común encontrar personas nacidas en Nueva York que nunca aprendieron a manejar y simplemente no necesitan licencia. 

Así las cosas, ¿cuál es la solución? Para los que no manejamos y queremos un documento fácil para identificarnos en la ciudad, esta es una bendición porque hace todo más fácil. Desde el trámite hasta los requisitos, te contamos cómo puedes tener un ID neoyorquino sin necesidad de que sea un dolor de cabeza. 

Una tarjeta para todos: creado en 2015, el IDNYC es la forma más práctica y rápida de obtener una identificación local aceptada en casi todos los establecimientos de la ciudad. Esta tarjeta es gratuita y puede ser solicitada por cualquier residente de la ciudad mayor de 10 años, aunque tiene diferentes tiempos de validez y renovación para los menores de 16 años y los adultos mayores de esa edad. Lo positivo del IDNY es que, además de ser gratuito, está disponible sin importar el estatus migratorio del solicitante, algo que generalmente es un impedimento para otro tipo de identificaciones locales o federales. Esta tarjeta, además de funcionar como identificación, también trae consigo descuentos en bibliotecas, museos, gimnasios y supermercados de los cinco distritos de Nueva York, entre otros. La aplicación puede comenzarse online, y luego terminar con una cita en el centro de alistamiento más cercano. El trámite toma unos 15 días hábiles. 

Para los mayores que no manejan: aunque el IDNYC es una gran alternativa a la hora de tener una identificación de forma gratuita, existe una controversia entre las autoridades de la ciudad y las del estado, por cuanto algunos establecimientos en los que se sirve alcohol están en contra de aceptar el ID local como prueba de edad de la persona portante. Para ese efecto muchos locales han optado por solo aceptar el pasaporte (que ya hemos dicho es engorroso) o la licencia de conducción. Pero ¡no temas! Si vives en Nueva York y no manejas también tienes la opción de lo que se conoce como ‘Non Driver ID Card’, una tarjeta emitida por el estado que es aceptada incluso por fuera de él como prueba de edad. Para solicitarla se deben tener, entre otros documentos, un pasaporte válido (puede ser extranjero), una prueba de residencia legal en los Estados Unidos y una tarjeta de seguro social, además de una prueba de residencia en alguna localidad del estado de Nueva York. Luego de reunir estos documentos, se debe hacer la respectiva cita en el Department of Motor Vehicles (DMV) y pagar el costo de la aplicación, que varía dependiendo del tipo de permiso que se solicite. Debido a la emergencia por el Covid-19, muchas oficinas están cerradas al público y atendiendo solo con cita previa, así que es necesario confirmar con la sede específica. 

¿Y los que manejan? Si tu caso es que si deseas manejar, los requerimientos son los mismos que para un ‘Non Driver ID’, con la adición de un test de visión y, en el caso de los solicitantes por primera vez, la aprobación previa de un permiso de aprendiz. Para quienes vienen de otro estado, el trámite requerido es que deben cambiar su licencia dentro de los primeros 30 días de su nueva residencia en Nueva York. Aunque es un trámite más complejo, tener una licencia de conducción tiene ventajas además de la obvia, y es que de acuerdo a legislación reciente, algunas categorías de estas licencias (Real y Enhanced) son válidas como identificación para abordar aviones que se muevan dentro del territorio nacional. 

Definitivamente mudarse y cambiar la documentación a una nueva ciudad es un trámite engorroso, pero es un paso necesario no sólo para facilitar nuestra movilidad, sino para ayudar a realizar esa transición que nos ayudará a sentirnos más en casa, más como parte de una comunidad.

Sobre el Autor

Jeniffer Varela

Periodista colombiana y magíster en Estudios de Moda, especializada en temas de moda y estilo de vida. Ha trabajado toda su vida escribiendo, ya sea desde la sala de redacción de un periódico, su propio blog o tomando la voz de una marca para llevarla a sus clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *