En 2018, el número de estudiantes internacionales en los Estados Unidos alcanzó una cifra de 1,094,792 repartidos en diferentes niveles en las universidades del país. Las ventajas de estudiar una carrera o estudios superiores en una universidad norteamericana comienzan, por supuesto, con la calidad de la educación y la posibilidad de expandir los horizontes culturales de quienes cursan estos estudios, pero en realidad, ser estudiante en los Estados Unidos viene con muchas ventajas que en la mayoría de las ocasiones no son aprovechadas. 

Desde programas conferencias gratuitas, acceso a bibliotecas y descuentos en diferentes servicios, la identificación de estudiante en los Estados Unidos sirve para mucho más que entrar y salir de la universidad. Descubre cuáles son los beneficios que te puedes estar perdiendo y comienza a usarlos para que no tengas que preocuparte por nada más que los ensayos y tus profesores exigentes. 

En la puerta de tu casa, a mitad de precio: Una de las diferencias de vivir en los Estados Unidos es el papel tan importante que juega Amazon en la vida diaria de los locales. Desde libros hasta muebles, pasando por electrodomésticos y comestibles, los norteamericanos confían en el gigante de e-commerce para hacer muchas de sus compras. En junio de 2019, Amazon contaba con más de 105 millones de suscriptores de su servicio Prime que garantiza, entre otras cosas, envíos en dos días hábiles. Para los estudiantes, Amazon ofrece su servicio de Prime Student, que incluye un ‘periodo de prueba’ de seis meses, y una tarifa especial de $6.94 mensuales que incluye shows en la suscripción de Amazon Video y muestras gratis de nuevos productos en la puerta de tu casa. 

Más espacio digital: Una diferencia sustancial entre las universidades extranjeras y las de Colombia es que de entrada los estudiantes adquieren un canal específico para comunicaciones electrónicas que hacen parte de su identidad institucional. Debido a que muchos procesos se manejan de manera virtual, tener una cuenta de correo con dominio de tu universidad es una de las cosas más comunes en el sistema estadounidense. Con ese correo podrás suscribirte a boletines de tu facultad, enviar tareas a través de diferentes plataformas y, muy seguramente, conseguir espacio en la nube de manera gratuita y, en algunas ocasiones, a perpetuidad, pues muchas instituciones permiten que sigas usando el correo después de graduarte. Pregunta también por tarifas especiales para descargar software o comprar tecnología, ¡te sorprenderás!

Música a mitad de precio: De forma similar a Amazon, Spotify hace parte de la cotidianidad de los estadounidenses, por su amplia oferta de música. Y también ofrece un trato preferencial para los estudiantes, que pueden suscribirse a su servicio Student Premium, por un costo de $5.99 al mes. Inscribirse es sencillo: simplemente cambia tu correo electrónico por tu cuenta estudiantil y ¡listo! Como dato adicional, la cuenta premium de estudiante en Spotify permite acceso a todos los contenidos de Hulu.

Transporte público: Aunque no es la norma, como en casos de museos y otros establecimientos, algunas ciudades intermedias de Estados Unidos ofrecen descuentos en los diferentes sistemas de transporte. New Jersey Transit, Los Angeles Metro, el condado de Miami-Dade y el sistema de transporte de Orange County están entre los que ofrecen tarifas especiales para los estudiantes con solo presentar el carnet. Adicionalmente, Greyhound, una compañía de buses que viaja a otros estados, ofrece entre 10 y 15 por ciento de descuento a los estudiantes.

Gratis en el museo: Todos los estudiantes saben que entrar a su identificación les permite entrar no solo a la biblioteca de sus universidades, sino también a otras con las que éstas tengan alianza. Lo que muchos no saben es que esa misma identificación puede servir para entrar gratis o por muy poco a su museo favorito. En Nueva York, el Metropolitan Museum of Art ofrece el sistema de donación voluntaria a los estudiantes de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut; y casi todos los museos de la ciudad tienen una tarifa especial para estudiantes, que en muchos casos se reduce a la mitad. El Carnagie Museum of Art, en Pittsburgh; el Museum of Science, en Boston; y el LACMA, en Los Angeles, son algunos de los importantes museos que tienen entradas especiales para los estudiantes de todo el país.

Variedad de beneficios: Además de transporte, música y museos, hay muchos establecimientos que tienen precios especiales para los estudiantes en Estados Unidos, desde restaurantes hasta tiendas de ropa como Asos. La clave es saber preguntar: primero, en los lugares cerca a tu campus en los que seguro tienen algún tipo de descuento o promoción. Segundo, con tu propia universidad, que en muchas ocasiones agrupa todos los beneficios en una página web o publicación de alcance. Y tercero, puedes consultar en internet. Existen páginas como Student Beans, que agrupan y actualizan información sobre descuentos y promociones exclusivas para estudiantes sin necesidad de ir a ningún otro lado. 

Ser estudiante significa vivir en un presupuesto apretado y hay que aprovechar todas las oportunidades para ahorrar. Así que ahora que ya lo sabes, sácale el jugo a tu carnet ¡para que seas el más pilo! 

 

Escrito por: Jeniffer Varela R.