Seleccionar página

Champicó: champeta de exportación para el mundo.

Champicó: champeta de exportación para el mundo.

Colombia es un país musical. Por donde quiera que se le mire, nuestra tierra está llena de ritmos y sonidos que caracterizan a cada región y además cuentan una historia robusta sobre los orígenes de las ciudades y sus pueblos. De esta vasta selección, muchos comparten la particularidad de tener versiones similares en otras partes del continente: la salsa tan característica de Cali se originó en Nueva York y representa también a Puerto Rico, por ejemplo, mientras que los sonidos andinos de pueblos como Boyacá están repartidos por toda la cordillera, muy hasta el final de Argentina. Cartagena, sin embargo, guarda en sus entrañas el nacimiento y la historia de uno de esos pocos ritmos que es muy difícil escuchar en otro lado: la champeta. 

Con raíces profundamente arraigadas en África y compartidas con otros países del Caribe, lo que conocemos como champeta criolla es una mezcla de ritmos como el soukus y el highlife, que llegaron a Cartagena y se entrelazaron con otros instrumentos y sobre todo, con las ganas de traducir esas líricas a algo que todos los locales pudieran entender, y no solo bailar. Este pegajoso ritmo, que se popularizó en todo el Caribe colombiano gracias al potente sonido de los ‘picós’, ha cruzado fronteras con artistas colombianos contemporáneos como Mr Black, y llegó a millones de hogares estadounidenses durante la famosa presentación de Shakira en el entretiempo del Super Bowl. 

Y aun así, no mucha gente por fuera de Colombia (ni siquiera por fuera de los departamentos de la región Caribe) conoce muy bien la historia de la champeta. Siendo Cartagena una de las ciudades colombianas que atrae más turistas, resulta sorpresivo que no haya ningún espectáculo local que rinda homenaje a este género. Esa fue la pregunta que resonó en la cabeza de Javier Jaramillo, productor ejecutivo de Bike Media. “La gente espera de Cartagena un destino de clase mundial. Y la ciudad tiene la historia, la infraestructura, todo. Lo que no tiene Cartagena es un espectáculo nocturno de clase mundial. ¿De qué debería ser ese espectáculo? De la esencia de Cartagena. Algo que muestre lo que representa su cultura y su música: la champeta, que es la sangre de Cartagena”. 

En los últimos dos años, Javier y su equipo, entre los que se destaca el director creativo Lucca Bartoli, se han dedicado a estudiar y entender los orígenes de la champeta. “Llevamos muchos años trabajando en temas artísticos y de entretenimiento, y vimos esta oportunidad y hemos estado investigando y dándonos cuenta de todo lo que la champeta significa para las calles de Cartagena”, le contó Javier a Vínculos. ¿El nombre del proyecto? Champicó, una unión que hace referencia no solo al ritmo, sino al medio que lo hizo popular en las calles de La Heroica y luego se fue regando por toda la región. 

La idea es hacer un espectáculo a gran escala que cuente la historia desde el nacimiento de la champeta hasta su difusión en todo el país. En tres actos, Champicó tendrá un relato que mezclará historia, relato popular y música, ofreciendo a los turistas un show que no tiene precedentes en la ciudad. “Estamos planeando un show con un escenario de 360 grados para que pueda apreciarse desde todas las sillas con gran detalle”. Este proyecto se viene gestando hace dos años, pero los planes de ejecución tuvieron que aplazarse por la pandemia del Covid-19, aunque ya se reanudaron y esperan tener su fecha de estreno para finales de este año. Serán más de 40 bailarines en escena, con talento local que ha fascinado a los directores del proyecto. “Hay tanto talento que con un solo casting logramos reclutar a 20 bailarines, de verdad es increíble”, cuenta Javier. 

Aunque todavía está en planes, Champicó tiene grandes ambiciones de representar a Colombia en ferias de turismo y escenarios internacionales. Jaramillo reconoce que hacer gestión cultural en el país es un reto gigante y hasta ahora han hecho importantes alianzas con entidades como Cocrea, Cotelco, la Secretaría de Cultura de Cartagena y siguen tocando puertas para encontrar inversores y gente interesada en el proyecto, una colaboración que espera tener grandes frutos en el futuro. “Nosotros hemos hecho cosas muy importantes, desde mi experiencia como productor para otros medios, hasta logramos llevar a un grupo de K-pop colombiano a Corea. Y si pudimos llevar colombianos a Corea, a la champeta la vamos a poner en la luna”. 

Sobre el Autor

Jeniffer Varela

Periodista colombiana y magíster en Estudios de Moda, especializada en temas de moda y estilo de vida. Ha trabajado toda su vida escribiendo, ya sea desde la sala de redacción de un periódico, su propio blog o tomando la voz de una marca para llevarla a sus clientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *