Seleccionar página

Beneficios de que los niños crezcan con una mascota

Beneficios de que los niños crezcan con una mascota

Estos fieles amigos ayudan a los niños a lograr una mejor adaptación en su nueva vida en el exterior

Los beneficios de que los niños crezcan con una mascota, son tan grandes que los convierten en terapeutas silenciosos, aportando un alto impacto a nivel físico y emocional, incluso, cuando se trata de un proceso de adaptación de una nueva vida en el exterior.  

Para nadie es un secreto que mudarse a otro país es un proceso que conlleva retos personales a nivel emocional sin importar la edad. Y aunque comúnmente se dice que entre más jóvenes nos enfrentemos al cambio más rápido y fácil es el proceso de adaptación, no podemos dejar de lado que los niños también pueden experimentar miedos, ansiedades, y estrés.

El acompañamiento permanente de los padres, familiares, amigos, y en los casos necesarios, de terapeutas, es muy importante. Sin embargo, está comprobado que la compañía de un perro puede resultar muy valiosa para la estabilidad emocional de los pequeños.

Más que un soporte emocional…

Para los niños, el tener una mascota representa una compañía constante no solo en los buenos momentos, sino también en los no tan buenos. Cuando ellos se sienten tristes, están enfadados o asustados, siempre pueden recurrir a su fiel amigo que, de manera silenciosa, pero comunicándose seguramente desde el amor, les ofrecerá consuelo cuando estos deben enfrentarse a las dificultades de la vida.

Algunos los llaman energía, empatía, o simplemente le atribuyen una misión especial a los compañeros de cuatro patas que para muchos, no son solo la mascota de la casa, sino también un miembro más de la familia.

Llegar a un nuevo país con otra cultura, otro idioma quizás, y un nuevo colegio, podría generar inseguridades y ansiedades en los niños. Ellos necesitan asimilar los cambios, reforzar su confianza y disminuir sus niveles de preocupación.

Expertos afirman que los perros contribuyen a un buen desarrollo de la autoestima, ayudan a reducir el estrés, la hiperactividad, y alivian los sentimientos de ansiedad, incluso los generados por separación. 

Los inmigrantes hemos dejado mucho atrás: nuestra tierra, personas queridas, costumbres, y en algunos casos los niños han tenido que sumar el vacío de no contar con alguno de sus padres en el nuevo destino, lo cual incrementa la ansiedad por separación. Una mascota es un soporte emocional importante que si bien no reemplaza el ser extrañado, transmite tranquilidad, confianza y una innegable compañía incondicional. 

Se ha demostrado que la interacción entre las personas y sus mascotas aumenta los niveles de serotonina y dopamina, que son los componentes químicos de los sentimientos positivos.

Mascotas: mayor actividad física, socialización, y desarrollo de habilidades

Desde el punto de vista físico, los niños que tienen perro tienen más motivación para realizar mayor actividad física entre juegos y caminatas, contribuyendo en su desarrollo psicomotor.  Tienen más probabilidades de destinar tiempo a otras actividades que los distraigan de la tecnología, de los videojuegos y de las pantallas, disfrutando así del aire libre, activando su creatividad y poniendo en acción su cerebro de manera positiva.

Si en casa se han asignado para los niños tareas puntuales y alcanzables según su edad como cepillar al perro, alimentarlo, cerciorarse que no le falte agua fresca, etc…  desarrollarán valores importantes como la responsabilidad, el respeto, el aprendizaje, el servicio, la autonomía, la bondad, la seguridad, e incluso, incrementarán sus habilidades sociales. 

Una terapia que están desarrollando algunas organizaciones pero que puede ser adaptada para los niños recién llegados al exterior es la lectura, teniendo como público receptor a las mascotas. Los niños que leen a sus perros o gatos en voz alta, pueden lograr avances con su nuevo idioma y con sus habilidades de comunicación, al tiempo que se les fomenta este buen hábito.

Los perros tienen una percepción indescriptible y una entrega incondicional por sus amos y la familia. 

El cambio de un país a otro con un clima diferente o quizás con estaciones, nos expone de alguna manera también a un proceso de adaptación de nuestro cuerpo. 

Estudios médicos apuntan a que los niños que han crecido con perros, desarrollan su sistema inmunológico de manera tal que los convierten en menos propensos a desarrollar alergias que en muchos casos se dan por la caspa del pelo de los animales. La convivencia logra que los niños tengan más defensas y menos riesgos de padecer de enfermedades respiratorias o alergénicas.

Los niños deben aprender a relacionarse con los perros desde temprana edad

Aunque la mayoría de los niños asumen el reto de una nueva vida en el exterior con alegría, grandes expectativas y una excelente actitud; otros pueden extrañar con mayor intensidad a parte de su familia, sus primeras amistades, los lugares que frecuentaban, su casa natal, entre muchas otras cosas. Los perros son los amigos que siempre estarán de manera incondicional, no importa el lugar, el idioma, el tamaño de la casa, el estado de ánimo que traigas, lo que le hagas o no.

Por estas razones resulta muy valioso que las familias que se mudan a otro país no abandonen a sus mascotas y las traigan también con ellos. Esto traduce un mensaje de compromiso y lealtad a los niños.

instagram:  thepetworking, thepetworking.com

No debemos olvidar, que no todos los perros son iguales ni tienen las mismas habilidades. Las razas de perros también tienen diferencias de comportamiento y es recomendable entender cuáles son las características más marcadas para saber escoger la correcta según el perfil de los niños; o si ya la mascota es parte de la familia, saber qué esperar de ella.

Pero la educación debe ser de doble vía. Es decir, así como los perros requieren un proceso de educación para convertirse en perros estables, seguros y obedientes dispuestos a ser la compañía perfecta, los niños también deben aprender a relacionarse de la manera correcta con respeto y amor.

Si como padres aprovechamos en el mejor sentido a las mascotas, aprendiendo lo necesario, creando momentos armoniosos y especiales en familia, y enseñando a nuestros hijos a ser buenos amos; tendremos un perfecto relacionamiento con múltiples beneficios para nuestros hijos a nivel físico y emocional.

Sobre el Autor

Tachi Llamas y Patricia ValdeRuten

Tachi Llamas, diseñadora gráfica, y Patricia ValdeRuten, profesional en mercadeo y publicidad experta en eventos y proyectos especiales. Pet lovers, emprendedoras y fundadoras de The PetWorking, una non-profit dedicada a desarrollar programas educativos para lograr una sociedad pet-friendly responsable y comprometida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *