Un día  tomaste la  decisión y empacaste  tus maletas para coger otros rumbos, dejando atrás  familia, amigos, compañeros de escuela, trabajo, momentos de felicidad y tristezas  que siempre recordarás ya que forman parte de tu historia. En muchas ocasiones, estas añoranzas te harán  sentir lo que conocemos como Nostalgia.

¿Por qué te fuiste? habrá un sinfín de motivos diferentes para cada caso , razones personales o circunstanciales pero una de las más comunes es el sueño de comenzar una “vida mejor”, viajar por el mundo y conocer nuevas culturas, estudiar o asegurar un futuro  para la familia, entre otras. Esta última razón, es la más común entre todos los que como tú emigra a un país desconocido. Dime la verdad ¿Si hubieras sabido lo difícil que sería esta Hazaña, lo hubieras pensado mejor antes de dar ese salto a lo desconocido, verdad?  La realidad es que no resulta tan sencillo como lo mostraban en televisión o como algún amigo emigrante nos lo contaba cuando llegaba de visita… “siempre se cuenta la mejor parte de la historia”.

Jamás imaginaste que pudiera ser tan difícil  estar separados de tus seres queridos. Que pasarían muchos años antes de volver a  reencontrarse con esas personas especiales que dejaste atrás (si es que logras volver a verlos).  Qué me dices de la impotencia que se siente al saber que algún familiar o amigo está en condiciones críticas de salud  y lo peor, que no puedes viajar a acompañarlos en los momentos que más te necesitan. Sentimiento de culpa con los que deberás lidiar constantemente por haberte marchado. Estas situaciones son tan dolorosas que te ponen a pensar, ¿valió o no la pena pasar por esto?   

“Nada hay tan dulce como la patria y los padres propios, aunque uno tenga en tierra extraña y lejana la mansión más opulenta.”   Homero   (VIII AC-VIII AC) Poeta y Rapsoda Griego.

Los efectos psicológicos son muchos, algunos expertos dicen  que la nostalgia puede tener síntomas similares a la depresión  Y otros por el contrario nos dicen que es saludable sentirla ¿cuál será la realidad?

En la Universidad de Southampton bajo la dirección del psicólogo Tim Wildschut, estudiaron seriamente los pensamientos nostálgicos en forma científica y los resultados revelaron en que la nostalgia  era un recuerdo autobiográfico; en ese recuerdo predominaban las relaciones interpersonales y se observó que los recuerdos de índole negativa se transformaban al final de la narración en algo positivo y rara vez ocurría lo contrario.

Cuando sentimos más nostalgia? ¡Pues claro,  en las fechas especiales! cumpleaños, aniversarios  y que me dicen de la navidad? ésta es la peor. Acá es donde empezamos a escuchar la música tradicional decembrina  que nunca nos gustó cuando vivíamos en nuestro país pero que ahora nos pone la “piel de gallina” también, si vemos las fotos que la gente publica en las redes sociales de los platos típicos o de los antojos, como tamales, buñuelos, empanadas, ajiaco, natilla, pan de bonos etc… ahí sí que vuelven las memorias  y sentimos una nostalgia increíble deseando volar de inmediato a Colombia para llegar de sorpresa a la típica reunión familiar, (sin que nadie nos espere) Dando un grito desde lo más profundo de nuestro corazón ¡Sorpresa! Viendo a todos llorando de la felicidad de estar reunidos nuevamente, festejando estas fechas tan especiales.

“Uno Vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida”

C.Vargas

El punto es que no es nada sencillo emigrar como todos lo piensan,  es una decisión de valientes dejar todo para emprender esta nueva vida.  El sentir nostalgia es normal, aferrarnos a los buenos momentos vividos es bueno, Estos recuerdos, nos van a dar el impulso que necesitamos en los momentos de soledad para seguir adelante.

Usa la Nostalgia a  favor, haciendo que ese gran sacrificio valga la pena. Si llegamos a un nuevo país tenemos que tener la mente abierta  para hacer las cosas correctamente, escuchando a las personas adecuadas y no a los “desinformadores” éstos existen por todas partes, no lo olvides; son muchas oportunidades que tienes de lograr el  éxito, solo debes enfocarte, tener disciplina y proponerte metas a corto, mediano y largo plazo, así verás los resultados que deseas cuando menos lo imagine.

Debemos agradecer a la nostalgia por permitirnos ver atrás; recordar quiénes somos, de dónde venimos. Además, de poder visualizar el  camino que hemos recorrido, las experiencias acumuladas, lo que hemos sembrado a lo largo de la vida y los frutos de esas cosechas. De todos los momentos hemos aprendido alguna lecciones, formando esto parte de lo que somos hoy en día, así que, debemos sentirnos satisfechos y recordar siempre los buenos instantes.

“La nostalgia, como siempre, Había borrado los malos recuerdos y magnificado los buenos”

Gabriel García Márquez

Escrito por Mónik Sanabria.