Seleccionar página

A disfrutar de la buena comida con salud

A disfrutar de la buena comida con salud

“Somos lo que comemos” es la frase más cierta en este mundo. Una alimentación sana nos ayuda a sentirnos de mejor ánimo, con más energía, y felices. El gran error que cometemos todos es meternos en dietas exageradas, que a la hora del té, lo único que hacen es enloquecer nuestro metabolismo y lo digo por experiencia propia. Dietas en donde comemos hasta 6 veces al día y no damos respiro a nuestro organismo de procesar los alimentos que hemos consumido ni a que cumplan su función nutricional.

“La curación viene de tomar responsabilidad: de darse cuenta que eres tú quien crea tus pensamientos, sentimientos y acciones”

Aprender a escuchar nuestro organizamos que nos habla constantemente. Hacernos de oídos sordos es el error más grande que podemos cometer. El cuerpo es muy sabio y nos va indicando cuándo parar o cuándo seguir. No debemos dejarnos llevar por la ansiedad o tratar de solucionar problemas a través de la comida en exceso.

Seleccionar nuestros alimentos es tan vital para curar nuestro interior y saber hacerlo un poco complicado, sobre todo cuando tenemos la falsa creencia de que los saludable es más costoso y nunca nos preguntamos ¿no sale más costoso tratar de curarnos de tantas enfermedades por alimentarnos mal? Estamos constantemente expuestos a tantos alimentos procesados y llenos de químicos y pesticidas que lo que hacen es envenenar nuestras células y hacer trabajar nuestros órganos de manera exagera evitando que cumplan con sus funciones naturales.

 

“Céntrate en el viaje, no en el destino. La alegría se encuentra no en terminar una actividad sino en hacerla”.

Cuando escuchamos mencionar la palabra carbohidratos, se nos pone la piel de gallina, los consideramos nuestro peor enemigo pero debemos aprender un poco. ¿Son todos malos para el organismo? La respuesta es NO, dependiendo de la dieta que llevemos y de cómo los consumimos. Es bueno saber que los carbohidratos se dividen en: almidón, azúcar y fibra.

La mayoría de los almidones y el azúcar se descomponen en glucosa para obtener energía y si comes demasiados, la glucosa se almacena como grasa. El almidón es lo que usualmente conocemos como carbohidratos: alimentos como el pan, la pasta, las papas y el arroz y Los carbohidratos «blancos», los encontramos en alimentos azucarados y de los cuales vamos a hablar un poco más por sus efectos tan nocivos.

“El cuerpo es nuestro jardín, la voluntad es nuestro jardinero” -William Shakespeare

Un estudio realizado por la Universidad de California, en la ciudad de Los Ángeles, llegó a la conclusión de que el azúcar provoca un efecto de consumo compulsivo en el cerebro, muy parecido al que sufren los adictos a las drogas. Cuando se ingieren de manera excesiva, pueden provocar una incorrecta metabolización de todas aquellas vitaminas y minerales por otra parte, Un consumo excesivo de azúcar blanco puede tener efectos adversos en tu flora intestinal como efectos negativos en la circulación sanguínea, ya que propicia que la concentración de colesterol malo en las venas y en las arterias se dispare. Algo que puede traducirse después en diabetes, hipertensión e incluso un infarto de miocardio, según estudios publicados en la National Library of Medicine.

Recientes investigaciones han arrojado que la glucosa no nos permite sentirnos saciados, por eso el consumo en exceso de esta sustancia nos hará vivir hambrientos constantemente y como consecuencia encontramos que los problemas de obesidad y sobrepeso van en aumento. Incluso, algunos estudios apuntan a que un consumo de azúcar podría tener una relación directa con la enfermedad del alzheimer.

Además, sustrae el calcio de los huesos, estimula en exceso el sistema nervioso, dificulta el correcto funcionamiento de las defensas, acelera el envejecimiento y deteriora el colágeno, favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares, diabetes, hipertensión y ciertos tipos de cáncer. Entre otras.

“Si crees que el problema está ahí fuera, para. Ese pensamiento es tu problema”.

 

 

El azúcar está escondida en casi todos los productos y nos la disfrazan con nombres diversos para que la consumamos constantemente. Los vemos por ejemplo en las salsas, aderezos, las sopas empacadas, refrescos, zumos de frutas, batidos, tortas, helados, dulces, etc. Aprender a leer las etiquetas de todos los productos que consumimos es clave. Sobre todo, si nuestro objetivo es sanar nuestro cuerpo y tener el control de nuestra salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que reducir su consumo al 5% puede beneficiar enormemente el estado de salud general de las personas que apliquen esta medida a su dieta.

Con la situación mundial que estamos viviendo en este momento a raíz de la pandemia nos hemos concientizado un poco en la importancia de mantenernos en forma, no por vanidad, sino porque necesitamos un cuerpo saludable y con un buen sistema inmunológico que nos defienda de temas como el actual.

Volver a la antigua costumbre de preparar nuestros alimentos es el éxito de una vida saludable. Entre más natural comamos, mejor serán los beneficios para nuestro cuerpo y nuestro cerebro. Y los efectos positivos se harán notar de inmediato. ¿Por qué tratar de autodestruirnos consumiendo alimentos dañinos? ¿Vale la pena?

 

 

“Tenemos dos vidas. La segunda empieza cuando nos damos cuenta de que solo tenemos una”.

Les prometo que es simplemente querer hacer las cosas y sobre todo hacerlo a conciencia. Hoy les compartimos cinco recetas simples y deliciosas para disfrutar los placeres de la mesa pero regalándonos salud y bienestar. Créanme que no tenemos que torturarnos ni aguantar hambre es simplemente dedicar un poquito de nuestro tiempo a la preparación de buenos alimentos.

 

Recetas saludables

Pandebono – colombiano (Keto, cetogénica, Paleo) versión saludable

 

 

Ingredientes: 

  • 1 1/4 taza queso mozzarella
  • 1 oz o 28g queso crema
  • 1 huevo
  • 3/4 taza o 95 g harina de almendras (Blanched almond flour)
  • 1/2 cdita polvo para hornear
  • 1/4 cdita sal
  • 1/4 cdita eritritol

Preparación:

Colocar en un plato grande hondo el queso mozzarella y el queso crema, llevar al microondas por intervalos de 30 segundos e ir mezclando hasta obtener una mezcla parecida a la masa de pizza.

Agregar los ingredientes secos ya mezclados previamente y un huevo. Y seguir amasando con la mano.

Cuando ya esté la masa lista, va a lucir un poco pegajosa pero iniciamos a hacer las bolitas aplanando ligeramente en la parte superior y colocar sobre una bandeja si tenemos papel para hornear (o un tapete de silicona para hornear) colocarlo sobre la bandeja para evitar que se pegue luego llevar al horno por 15 minutos solamente.

Nota: para hacer cada bolita sin que se nos quede pegado, podemos humedecer la mano ligeramente con agua.

 

Camarones en salsa de mostaza (Keto, cetogénica, Paleo)

 

 

Ingredientes: 

  • 12 Camarones frescos  (pelados y limpios)
  • Dos cucharadas de mantequilla real de vaca alimentada con pasto (la original)
  • Cucharada Mostaza Dijon
  • ½ taza de crema de leche (o Crema de coco para los intolerantes a la lactosa)
  • Queso parmesano rallado

Preparación:

Calentamos el sartén a temperatura alta cuando ya esté caliente bajamos a media para colocar la mantequilla con una gota de aceite de aguacate para que no se nos queme, agregamos los camarones, la sal y pimienta negra y dejamos que se nos doren por lado y lado rápidamente, que tomen el color naranja (los camarones no se deben cocinar demasiado porque se endurecen)

Luego agregamos una cucharada (llena) Mostaza Dijon y cubrimos los camarones totalmente con esta.

Adherimos la crema de leche o de coco y lo dejamos cocinar por unos 3 minutos hasta que los sabores se mezclen y tome una consistencia bien cremosa.

Servir y agregar un poco de queso parmesano en este punto si queremos sino igualmente el plato será un deleite para todos los sentidos.

“Cuida de tu cuerpo; es el único lugar que tienes para vivir”. -Jim Rohn

 

Crema de aguacate (Keto, cetogénica, Paleo)

 

 

Ingredientes: 

  • 4 (800 g) aguacates maduros
  • 240 ml crema agria, crema de leche o crema de coco
  • 120 ml (8 g) albahaca fresca (opcional)
  • 120 ml jugo de lima
  • 700 ml caldo de verduras, carne o pollo según prefieran
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 cda. aceite de oliva

Opcional:

  • 280 g camarones  pelados y dorados
  • 5 dientes de ajo en rodajitas finas

Preparación:

Cortar los aguacates por la mitad. Quitar el hueso y sacar la pulpa con una cuchara.

Combinar en una taza grande la pulpa del aguacate con la albahaca o cualquier otra hierba, el zumo de lima y la crema agria. Mezclar hasta que quede sin grumos preferiblemente con un mixer.

Llevar el agua a ebullición en una cacerola, añadir el caldo y la mezcla de aguacate. Sal y pimienta y añade algo de zumo de lima si quieres. Mezclar bien y seguir hirviendo a fuego lento algunos minutos más.

Opcional: Freír las rodajas de ajo hasta que estén doradas. Servir y decorar la sopa con los camarones y las chips de ajo fritas.

Deliciosa receta y satisface como no pueden imaginar. Además es saludable

“La salud es la verdadera riqueza, y no las monedas de oro y plata”.-Mahatma Gandhi

 

Pan (Keto, cetogénica, Paleo)– bajo en carbohidratos y sin azúcar  (Saludable)

 

 

Una opción increíble sin harinas-almidones o ingredientes dañinos para nuestro organismo.

Ingredientes: 

  • 300 ml (140 g) harina de almendra
  • 5 cda. cáscaras de psyllium en polvo
  • 2 cdta. polvo para hornear
  • 1 cdta. sal marina
  • 2 cdta. vinagre de manzana
  • 240 ml agua hirviendo
  • 3 claras de huevo
  • 2 cda. Semillas de sésamo (opcional)

Preparación:

Precalentar el horno a 180°C (350°F).

Mezclar los ingredientes secos en un recipiente.

Añadir el vinagre y las claras de huevo a los ingredientes secos y mezclar bien.

Ir incorporando poco a poco el agua hirviendo mientras mezclas con una batidora de mano por unos 30 segundos. No batas demasiado la masa, hacerlo simplemente durante unos segundos. La masa estará a punto cuando tenga una consistencia parecida a la plastilina. Es posible que no se use toda el agua para llegar a esa consistencia.

Humedecer las manos y armar 6 u 8 pedazos de pan con la masa. Colocarlos en una bandeja de hornear engrasada.

 

Torta de frutas (Keto, cetogénica, Paleo)

 

 

Ingredientes: 

  • 8 huevos grandes 1/2 taza leche de almendras
  • 3/4 taza o 170 g mantequilla derretida o a temperatura ambiente
  • 1 taza o 200 g eritritol granulado  (o endulzante saludable de su preferencia)
  • 1 cda extracto de vainilla
  • 3 tazas o 336g harina de almendras
  • 1/2 taza o 56g harina de coco
  • 1 1/2 cda polvo para hornear

Cobertura: 

  • 32 oz queso crema
  • 1/3 taza o 75 g mantequilla derretida o a temperatura ambiente
  • 2/3 o 3/4 taza de eritritol pulverizado  (o endulzante saludable de su preferencia)  van colocándolo poco a poco midiendo el nivel de dulzura que prefieran.
  • 2 Cucharadita de  extracto vainilla

Preparación:

Empecemos calentando el horno a 350 °F (180°C) para tenerlo listo mientras hacemos la preparación. También, dejemos listos tres moldes del mismo tamaño o uno solo y hacemos este paso tres veces. Le ponemos papel mantequilla o el molde es de silicona pues lo cubrimos con mantequilla para que salga fácilmente.

A continuación, en una taza grande colocamos la mantequilla derretida con el eritritol o con fruta del monje (Monk fruit es mi favorito) o elijan el endulzante saludable y de mejor sabor para ustedes. Los batimos hasta que estén incorporados totalmente obteniendo una mezcla suave y cremosa.

Luego incorpora los huevos lentamente, uno a la vez. Agregamos la leche de almendras y el extracto de vainilla mientras batimos.

Ahora incorporamos la harina de almendras, la harina de coco y el polvo de hornear y seguimos batiendo.

La mezcla está lista en este punto y ahora la dividimos en tres partes para colocar cada una en un molde con ayuda de una espátula la repartimos bien para que quede uniforme y en caso de tener un solo molde hacemos el proceso tres veces (no toma mucho tiempo) lo llevamos al horno por 18 minutos y cuando veamos ligeramente dorados los bordes de la torta la sacamos y la desmoldamos.

Y listo en este punto las dejamos enfriar un poco mientras preparamos la crema de queso para colocar entre las capas de cada torta y luego en la parte superior cubriendola totalmente y pasamos a decorar con lo que más nos agrade. En mi caso me gusta mucho hacerlo con fresas, frambuesas y moras etc.

Hay muchas variaciones que le podemos hacer a este cubrimiento. Yo tomo una parte de esta mezcla y la bato con unas 10 fresas previamente convertidas en puré con ayuda de algún mixer.

Recomendación: hazlo con unas horas de anticipación mínimo 4 y llevar al refrigerador. Así, cuando la llevemos a nuestra boca tendrá una mejor textura y será más simple de cortar y servir.  Se mantendrá húmedo y delicioso. 

 

Si somos conscientes de que comiendo saludablemente y con responsabilidad lograremos sanar nuestro organismo, podremos encontrar el camino perfecto para hacerlo, “Querer es poder” nunca lo olvidemos. Seamos responsables con nosotros mismos. No esperemos a enfermarnos, busquemos la forma de prevenir y vivir muchos años más con calidad de vida y cuando me refiero a este último término, no estoy refiriéndome al dinero sino del tesoro más grande que tenemos la salud.

Sobre el Autor

Mónica Sanabria

Comunicadora social y periodista, Master en relaciones internacionales. Larga experiencia en medios de comunicación Prensa Radio y Televisión. Desde el 2003 dirige su agencia de publicidad M&M Creative Image productions con gran dominio en artes gráficas, Social Media y Fotografía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *