Seleccionar página

Que nunca nos tachen de ordinarios por no saber responder a la altura.

Que nunca nos tachen de ordinarios por no saber responder a la altura.

Si diéramos rienda suelta a nuestra divertida imaginación en lugar de usar la ira para defendernos,  este mundo sería más amable y agradable.

Nos hemos encontrado en muchas ocasiones  con personas molestas o insoportables con las que tenemos que lidiar  y que rebasan nuestro poder de tolerancia. En esos momentos en que ni el yoga, ni los ejercicios de respiración que nos enseña nuestro terapeuta nos pueden ayudar a controlar nuestras emociones y nos vemos en la obligación de responder, debemos hacerlo con estilo y educación.

 El arte de saber responder a un mal comentario con estilo, es solo para personas que realmente nos gusta defendernos de los ataques  de nuestros contrincantes con elegancia y para ello debemos acudir a un léxico más amplio, gran ingenio, buena imaginación y  sentido del humor. Claro está,  que si la persona que va a recibir nuestra respuesta sufre de algún tipo de complejo, puede llegar a tomarlo muy mal, pero de ser caso contrario,  lograremos sacarle una sonrisa y bajar la tensión con un toque de diversión.

A veces es placentero decir cosas solamente para poner un poco de picante en la situación. Crear un poco de polémica entre la gente es  un deleite, porque esto obliga a que las personas se vean forzadas a ser más creativas para buscar la respuesta perfecta a un insulto o agresión verbal con estilo. En ocasiones, muchas personas solo agreden verbal y estratégicamente para buscarle la “lengua” a sus oponentes. Jugar con las palabras puede llegar a ser muy constructivo al final, porque nos veremos obligados a conocer más acerca de nuestro amplio idioma español.

Que nunca nos  tachen de ordinarios o vulgares por no saber responder a la altura. Hasta para insultar tenemos que tener clase. Sin duda, para responder de manera educada “debemos anteponer la razón a los instintos más básicos de la réplica directa”. No es una tarea sencilla manejar el enojo, más aún, cuando alguien nos insulta, pero debemos  controlar nuestro instinto para poder responder como se debe.  Una frase dicha con las palabras correctas puede llegar a dar el mensaje que buscamos a esas personas molestas e irritantes.

Algunos personajes nos han dejado un legado de alternativas que podríamos usar en caso de no contar con el tiempo suficiente de organizar nuestras ideas y emociones para buscar la respuesta elegante a un mal comentario o ataque dirigido a ese ser molesto que tenemos enfrente.    

 

Frases literarias 

 

“Traidor, descompuesto, villano, infacundo, deslenguado, atrevido, desdichado, maldiciente, canalla, rústico, patán, malmirado, bellaco, socarrón, mentecato y hediondo” -Don Quijote a Sancho Panza

Tiene más cabellos que talento, y más defectos que cabellos, y más riquezas que defectos» – Shakespeare

¡Oh malaventurado escudero, alma de cántaro, corazón de alcornoque, de entrañas guijeñas y apedernaladas!.. ¡Ladrón, desuellacaras, … enemigo del género humano!»  -Ninfa a Sancho Panza

Frases  rápidas  que nos podrán ayudar: 

Cuando ya no queremos ver a alguien por qué no lo soportamos 

Disculpa pero tengo mejores cosas que hacer… Que perder el tiempo contigo.

Espero que el resto de tu día sea tan agradable como tú.

¿Por qué no vas a ver si está lloviendo en la esquina?

 

Cuando tenemos una conversación con alguien que carece de sentido común y nuestra paciencia ya no da más. 

Si los polos opuestos se atraen, supongo que tú conocerás a alguien atractivo, honesto, inteligente y culto.

Te ves tan tierno cuando intentas hablar de algo que no tienes idea.

Sí que te admiro! Ya  que  por nada del mundo has permitido que tu educación se interponga entre la ignorancia y tú.

¿Y sigues amando a la naturaleza a pesar de cómo te hizo?

No creo que seas “tonto” realmente. Sólo es que tienes mala suerte cuando piensas.

¡Increíble! realmente estás dando lo mejor de ti?

Eres tan brillante como un agujero negro y el doble de denso.

Me encanta cómo dices cosas obvias con la sensación de que descubriste algo.

Todo el mundo puede ser “estúpido” alguna vez, pero tú abusas del privilegio.

Puedo explicártelo pero no puedo entenderlo por ti.

No existen las preguntas tontas, solo las personas que las formulan.

Tú eres la razón por la que está lleno de señales de advertencia en todos lados.

Tu singular punto de vista nos ha dejado perplejo.

Yo estaría de acuerdo contigo… pero entonces ambos estaríamos  equivocados.

Me niego a pelear con un oponente desarmado.

No tengo ni el tiempo, ni los crayones para explicártelo

Esperaba una conversación racional, pero parece que no hay nadie alrededor para tenerla

“Los insultos y las emociones negativas; si la persona no los acepta, y, por el contrario, los ignora, no le pertenecen más que a quien los expresa”.

Cuando estas enfrente de alguien insoportable y que hace comentarios fuera de base

Hay 7 trillones de nervios en el cuerpo humano, y tú los irritas todos.

No sé qué cualidades puedes tener que compensen esa actitud que tienes.

La gente feliz no tiene necesidad de amargar a los demás.

Lástima que no puedas usar Photoshop en tu personalidad.

Por este tipo de actitud es que no tienes amigos.

¡Fuera! eres veneno para mi sangre.

Me arrepiento de los tediosos minutos que he pasado contigo.

No tiene enemigos, pero es intensamente aborrecido por todos sus amigos.

 

Para los que se meten en todo (“chismosos” que llamamos)

Siento decirte que jamás pedí tu opinión. Gracias.

Te devuelvo tu nariz. Se había metido en mis asuntos.

¿Acaso no tienes vida propia? Siempre estás pendiente de la mía.

“Cuando respondemos a un insulto, estamos intentando recuperar el estatus que hemos perdido, como sugiere el filósofo William B. Irvine en la revista Time. El insulto no eleva nuestra posición, pero sí busca rebajar la del objetivo de nuestros *improperios”. 

 

Otras frases:

Ya que lo sabes todo, sabrás cuándo callarte.

¿Tú crees que te estoy ignorando? En realidad, te presto la atención que te mereces.

Tus palabras dicen quién quieres ser. Tus hechos manifiestan quién eres realmente.

¿Alguien te dijo alguna vez que eres una persona increíblemente promedio?

Cuando alguien nos diga siento pena por ti podemos responder.Yo no siento nada por ti

Veo que reservaste este momento para humillarte más que nunca.

Te insultaria, pero luego tendría que explicarte el insulto, así que dejémoslo así

¿Qué no soy tu tipo? Ni que estuviera pensando en donarte sangre.

¿La envidia es una enfermedad, lo sabías? espero que te mejores pronto.

 

Frases breves-modernas:

Pinta un bosque y piérdete 

Haz un clic y “minimizate”

Busca un mapa y ubícate

Cómprate una vida y cárgala a mi cuenta

Para tener en cuenta:

Por lo general, los comentarios de mal gusto  vienen acompañados de sarcasmo y de un ingenio que disfraza el propósito. Así, quién insulta puede aducir desconocimiento o falta de intención, lo cual es totalmente falso.

 Los expertos afirman que

“Detrás de una persona que transgrede las emociones de otra, por lo general hay sentimientos del pasado que no fueron atendidos de manera oportuna: envidias, narcisismos y soberbias, entre otros. Además son poco asertivos, por lo que al no poder expresarse bien, proyectan sus inseguridad en los demás para buscar sentirse superiores o, por lo menos, mejor que el resto”.

 

Si aún, sabiendo esto no logras controlarte y decides responder a un mal comentario o ataque,  no  olvides nunca hacerlo con estilo, ya que esto hablará mucho de ti y de tu nivel cultural.

 

Escrito por: Mónica Sanabria

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *