Muchas mujeres buscan integrarse al  mercado laboral, encontrar libertad e  independencia financiera, hacer parte de los cambios  de esta sociedad actual. Enfrenado las implicaciones que esto conlleva, todavía se debe pelear con el machismo que prevalece infundadamente, la diferencia salarial, igualdad de oportunidades profesionales, rivalidad, acoso laboral, la maternidad  entre otras tantas situaciones con las que una mujer debe lidiar hoy en día para avanzar.

Si la mujer contará con el soporte de su pareja en los temas del hogar y  la solidaridad de la familia como de las mujeres a su alrededor, podría realizar sus trabajo de manera integral  aportando un gran cambio a esta sociedad moderna que tanto lo requiere.

El Apoyo de la pareja pieza fundamental para avanzar

El apoyo de la pareja es parte fundamental del éxito de una mujer. El hombre se debe hacer participe en  las actividades del hogar y la educación de los hijos.  Muchas mujeres se dedican a la administración del hogar un trabajo que implica un máximo de compromiso y un mínimo de remuneración lamentablemente. El hogar es una empresa que requiere  manejo de finanzas, horarios, actividades, educación, trabajo en equipo, motivación, pasión, entrega, creatividad, entre otras. El problema es que la sociedad no da el valor necesario a esta ardua tarea y deja esta carga tan grande a la mujer simplemente por el hecho de su género. Por eso el que su pareja se involucre y haga  parte de este trabajo es de suma importancia si queremos que esta sociedad cambie y avance en el camino correcto.

El papel del hombre en el hogar es muy importante ya que con la presencia  activa de él este trabajo se hará más llevadero, menos carga en una sola persona, ayudando a que la relación se vuelve más sólida. Y en la parte de  la educación de los hijos su presencia es fundamental, ya los chicos encuentran en su padre aquello que en su madre no está, debido a que cada uno tiene una diferencia que aportar, permitiendo así una formación total y equilibrada.

Nunca por encima de ti, nunca por debajo de ti, siempre a tu lado – Walter Winchell

Trabajar juntas para cambiar la realidad

Todas y cada una de ustedes pueden ser líderes y apoyar a otras para lograrlo”- MICHELLE OBAMA 

La rivalidad y competencia entre mujeres  es otro tema que no podemos dejar de lado, muchas veces siguen conductas críticas que afectan y hacen un daño muy grande,  hasta en algunos casos irreparable a su propio género. ¿Porque antiguamente se las mujeres entre sí compartían más cosas que hoy en día? La orientación estaba mandada a ayudarse y fortalecerse emocional y psicológicamente. Es tiempo ya de cortar con este tipo de conductas que no traen ningún beneficio y si hace más difícil la tarea. No solo se necesita de una amistad, sino  hermandad, solidaridad, complicidad femenina, cambiar la mentalidad para transformar realmente esta sociedad. Las mujeres son una fuerza que unida hace un gran cambio.

“Ayudándonos a florecer: y a lograr la mejor versión de cada una, sin olvidarnos de que formamos parte de la misma semilla”.

El crear una conexión empática, más allá de razas, religiones o clases sociales hará el verdadero cambio.   En realidad. Todas las mujeres son distintas afortunadamente, la diversidad, es una fuente de enseñanza que la vida les brinda   y deben sacarle provecho a ésta. Aprender de las experiencias de cada una, es enriquecedor cultural y socialmente. La mujer es compleja, espiritual, sostén de la sociedad. Deben cuidarse entre sí como un clan y como sociedad, dejando atrás el individualismo y disfrutando la sanción hermosa de crecer juntas y triunfar.  “Hay para todas”

La mujer como fuente de  inspiración

“Las musas eran ninfas relacionadas con ríos y fuentes, espíritus de las aguas. Se les atribuían virtudes proféticas, así como la capacidad de inspirar toda clase de poesía. En un desarrollo ulterior se convirtieron en inspiradoras y protectoras de toda forma de arte y pasaron a presidir toda manifestación de inteligencia”

No solo se debe ser una musa para los poetas  o pintores. La mujer debe ser fuente de inspiración con su buen ejemplo, profesionalismo, por ser una buena educadora, madres, esposa, amiga, compañera de trabajo, jefe, líder, ama de casa, entre otras,  pero sobre todo por ser una mujer íntegra.

Cuando hablamos de integridad hacemos referencia  a una persona completa, sin dobleces, alguien confiable tanto en su forma de hablar como de actuar. Dar un buen ejemplo de cómo la mujer puede desempeñar muchos roles en la sociedad  distribuyendo su tiempo correctamente y aprendiendo a administrarlo. El pasar tiempo de calidad con los hijos, pareja, compañeros, colegas es otra de las claves del éxito. Escuchamos siempre esta frase “Es que no me alcanza el tiempo para todo” y más si se  manejan muchos roles al tiempo, por eso el saber dedicar a cada uno de ellos tiempo de calidad puede ayudar y permitir un buen desempeño. No solo se trata de llegar a la cima y triunfar, se trata de saber llegar y de dejar una huella en todas las vidas se cruzan en nuestro camino.  

“Mantente alejado de la gente que intenta menospreciar tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero la gente realmente grande te hace sentir que tú también puedes ser grande”- Mark Twain

El reconocer los aportes al progreso social por parte de las mujeres, su valentía y compromiso en lograr un futuro mejor no solo para ellas sino para la humanidad en general  las hace merecedoras de consideración y respeto. Necesitan apoyo por parte de los hombres, de las mismas mujeres en general, de su familia, amigos y compañeros, ya que todos  somos un eslabón en la larga cadena para el cambio.

Mónik Sanabria