Eres una persona que se involucra con el entorno social del lugar  o de los que aman viajar por placer cómodamente

“Como grande viajero, he visto más de lo que puedo recordar, y recuerdo más que lo que he visto”. –Benjamin Disraeli

Viajar es uno de los placeres más grandes de la vida. Como dicen  algunos es “la plática mejor invertida” el poder visitar otras regiones, conocer otras culturas,  aprender sus costumbres, comida, disfrutar sus paisajes y buenos momentos, nos produce una satisfacción indescriptible.

Algunas personas inician explorando su propio país,  visitan las principales ciudades, pueblos, parajes naturales, balnearios,  playas, escalan montañas, hacen campamento, una infinidad de actividades interesantes como divertidas  y si se vive en un lugar como Colombia, privilegiado con enormes riquezas naturales, ahí, sí que se podrán dar gusto disfrutando de buenas vacaciones.

Otras personas deciden ir un poco más allá  e ir a lugares con una diversidad más marcada culturalmente. Estos son algunos  de los lugares más visitados del mundo: Las Cataratas de Niágara, EE.UU y Canadá, La Gran Pirámide de Giza,  Egipto, La Gran Muralla, China, Torre Eiffel, Francia, Acrópolis Atenas, Grécia, Cristo Redentor Brasil, Stonehenge, Reino Unido y Machu Picchu, Perú.

Según la Organización Mundial del Turismo OMT El país más visitado del mundo el año pasado fue Francia con 86,9 millones de visitantes, seguido por España, con 81,8 millones y en tercer lugar Estados Unidos , con 75,9 millones, luego China, Italia, México, Reino Unido, Turquía, Alemania y Tailandia.

En  un artículo de la BBC,  se destaca que en los últimos cinco años, la cantidad de visitantes a  Colombia pasó de un millón a los 6 millones, según cifras oficiales, además el crecimiento en el 2017 fue del 27%  respecto a los años anteriores, “Estamos creciendo tres veces más rápido del promedio mundial” según Felipe Jaramillo, director  ProColombia.

“Nuestro destino nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas”. –Henry Miller

Viajero o Turista?

Según la Real Academia Española, define básicamente al  Turista como aquel que viaja por placer mientras que el viajero es aquel  que viaja o relata un viaje. Sin embargo, los diferenciamos por la actitud de cada  uno en su visita, si es de los que se involucran con el ambiente social del lugar, aprendiendo más de su historia y costumbres, o el que va de paseo y relax .  Esto no quiere decir que en algún punto el uno no se cruce con otro, o que el uno sea mejor que el otro, Una variable muy importante en este caso, es el factor tiempo, porque de ello dependen  las opciones para explorar el sitio.

“Dos senderos se abrían en el bosque y yo… yo tomé el menos transitado”. –Robert Frost

Vemos que el viajero trata de involucrarse en la región,   interactuar con los habitantes y les pregunta acerca de sus  costumbres, usa transporte público, no para ahorrar gastos sino para poder ver de cerca  cómo se desempeñan ellos en su sociedad. En algunas ocasiones hasta llega a hospedarse en sus casas para sentirse parte de ellos; Mientras que el turista no cuenta con  tiempo suficiente para realizar esta proeza, impidiéndole conocer profundamente gente local, obligándolo a recoger la información a través del internet, guías turísticas para sacar provecho al viaje e interactuar con su grupo.

El viajero tiene una  personalidad más arriesgada, le encanta dejarse sorprender y vivir emociones variadas y si por alguna razón no le salen bien las cosas, simplemente se adapta a la situación y le saca provecho. Mientras que el turista como tiene todo  adaptado a un horario, se verá muy afectado por los imprevistos, en muchas ocasiones considera estos como un infortunio, como dice por ahí: “se le daña el paseo” pasa un mal momento a causa de estos.

Un turista visitará la mayor parte de los museos, lugares famosos, los atractivos de la ciudad y tomar sus fotografías  en el tiempo record para poder aprovechar sus vacaciones al máximo.

Los momentos de confort y relax después de largas jornada forman parte del plan de un turista. Si el lugar se presta para ello, ir al jacuzzi o a la piscina para descansar, Visitar un buen restaurante de moda, probar el plato más popular y beber una copa acompañado también de sus  nuevos amigos turistas como ellos.

“Dentro de veinte años estarás más decepcionado de las cosas que no hiciste que de las que hiciste. Así que desata amarras y navega alejándote de los puertos conocidos. Aprovecha los vientos alisios en las velas. Explora. Sueña. Descubre”. –Mark Twain

El viajero estará explorando los lugares más extraños, se perderá entre los callejones o caminos poco visitados, disfrutara de sentarse en la cima de una montaña esperando ver el atardecer, perderá la noción del tiempo. Disfrutará  comidas regionales auténticas a muy bajo precio, visitando también, los mercados locales e interactuara con personas locales o que como él están explorando.

El Turista vivirá su aventura de manera más relajada, pero esto no impedirá que disfrute mucho del lugar, aprenderá un poco de historia y de datos importantes, ya que los guías turísticos normalmente están bien enterados y preparados para dar la mayor información en tiempo corto. Por otra parte, conocerá gente como sus compañeros de grupo, con los que podrá hacer algún tipo de plan en la noche luego de las visitas programadas,  y porque no? Hasta planear el próximo viajes juntos.

El viajero prefiere seguir su propio camino y no el de otros, El turista busca  comodidad y hacer rendir su tiempo… Todos en algún momento hemos formado parte de las dos listas, pero lo importante es  disfrutar cada viaje, dejándose deslumbrar por sus paisajes y lugares importantes, disfrutar de buenas comidas en compañía de personas. Recuerda que entre menos nos  compliquemos y más flexibles seamos ante las situaciones y eventos sorpresivos, disfrutaremos más de nuestra aventura.

 

Escrito por: Mónik. Sanabria