El mundo de la medicina estética ha revolucionado la forma cómo los seres humanos nos vemos al espejo cada día. Ante la posibilidad de cambiar lo que no nos gusta mediante algún procedimiento o cirugía, muchas veces nos encontramos pendientes de ese detallito que cambia: una nariz más respingada, menos arrugas, dientes más blancos, más o menos medidas en alguna parte de nuestro cuerpo… las opciones  son muchas cuando se trata de mejorar en el quirófano. No obstante, este tipo de intervenciones se encuentran entre las más costosas del mercado… dependiendo en qué parte del mundo estemos. 

Colombia ha sido por años un destino privilegiado del denominado ‘turismo médico’ no solo por la calidad de los profesionales de la salud que hay en el país, sino porque las tasas de cambio favorecen la reducción significativa de los precios de distintas cirugías, desde las más sencillas hasta las más complejas. El informe más reciente que puede encontrarse de la materia data del 2016, hecho por la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica y Estética (ISAPS), y ubica a Colombia en la posición número 11 a nivel mundial entre los países preferidos para realizarse cirugías. En ese año, se calcula que 75.547 extranjeros llegaron al país para practicarse alguna intervención en ciudades como Bogotá, Medellín y Cali.

Realizarse una cirugía estética en Colombia, según cifras de la Revista Dinero, cuesta entre un 10 y un 30 por ciento menos que en Estados Unidos, por lo que el llamado ‘turismo médico’ es una industria en furor en el país. Sin embargo, existen varias cosas que hay que saber si estás considerando alguno de estos procedimientos, para que el viaje y los resultados sean todo lo que esperaste.

 

  • La información es poder:

Siendo este tipo de turismo una actividad creciente en Colombia, han comenzado a surgir entidades que ofrecen paquetes completos que incluyen las cirugías, los alojamientos y procedimientos post operatorios que se requieran. Sin embargo, esto no es una carta abierta para que dejes todo en manos de una agencia, pues al tratarse de un tema de salud todas las variables deben ser analizadas. Realiza una investigación minuciosa de cada detalle que ofrecen: las clínicas, los médicos, los costos. Pregunta todo lo que necesite saber para sentirte tranquilo con cualquier servicio que vayas a contratar, nunca se está suficiente informado cuando se trata de la salud.

 

  • Médicos confiables:

Si bien el campo de la cirugía estética en Colombia es muy popular por su calidad, en los últimos años el país ha experimentado una problemática de profesionales con reportes de malas prácticas e incluso, títulos falsificados. Hay que desconfiar de cualquier médico que te ofrezca un procedimiento demasiado barato, por lo que primero debes haber investigado los costos promedio del procedimiento que deseas. 

Si el valor que te ofrecen es mucho menor, sospecha. Aplica también para procedimientos no invasivos que se ofrecen a domicilio o lugares que no son clínicas. Asimismo, es muy importante investigar la trayectoria del médico al que vas a acudir. Usualmente, con una búsqueda en Google es suficiente para incluso ponerte en contacto con otros pacientes del médico, con los que podrás conocer un poco más de la experiencia, sin embargo, existen herramientas más especializadas para conocer la trayectoria de los médicos, como el buscador de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, que identifica a los profesionales registrados en su organización y facilita formularios de contacto.

 

  • La logística es clave:

Cuando se trata de viajar por razones médicas no es suficiente comprar tiquetes y reservar un hotel como hacemos cuando vamos de vacaciones. En estos casos es muy importante planear los detalles logísticos de manera que faciliten una estadía cómoda y sin complicaciones. En cuanto a los vuelos, asegúrate que al menos de regreso no tengas escalas largas o trasbordos complicados, especialmente si viajas solo días después de tu cirugía. 

En cuanto al alojamiento, muchas personas eligen quedarse con conocidos o familiares (en el caso de los colombianos que viajan a operarse y también a estar con sus familias), pero quienes no cuentan con esa opción deben buscar una alternativa cómoda para su recuperación. En Colombia ya existen lugares especializados para cuidados post operatorios y muchas clínicas de renombre ofrecen servicios conjuntos con hoteles para esto. Si decides contratarlos por ti mismo, es clave preguntar si el hotel o alojamiento ha recibido antes a pacientes extranjeros de cirugías, y así saber si tendrán la experiencia que se requiere para manejar tu caso.

 

  • Ojo a los cuidados posteriores:

Los expertos cirujanos coinciden en que los cuidados postoperatorios son lo que los pacientes más ignoran del proceso de hacerse cualquier cirugía. Muchos piensan que no lo necesitan y, en el caso de hacerse una cirugía en el extranjero, algunos prefieren ahorrarse ese dinero o contratarlos con un tercero que no tiene acceso a su historia clínica ni conoce los detalles del procedimiento al que fueron sometidos. Aquí, nuevamente, reiteramos que este no es un rubro en el que se aconseja ahorrar, pues los cuidados posteriores son esenciales para conseguir los resultados deseados en cualquier cirugía, especialmente si se trata de reducción de medidas y otros en los que se necesiten masajes y seguimiento. Si tu procedimiento es ambulatorio y a los pocos días puedes viajar de nuevo, hazlo. Si tu médico te aconseja lo contrario, entonces reserva el tiempo necesario para recuperarte. Y después de regresar a casa, chequea constantemente con tus médicos de confianza ante cualquier señal de alarma o desconfianza. 

 

Ahora que ya tienes los consejos básicos, puedes comenzar la búsqueda de ese retoque que siempre has querido hacerte, y que te puede costar mucho menos de lo que esperabas. Recuerda siempre actuar con precaución y que la lógica vaya por encima del deseo de la belleza, para que puedas pasar por el quirófano con tranquilidad y tener un buen regreso a casa. 

 

Escrito por: Jeniffer Varela