La belleza de las mujeres colombianas es una cualidad admirada en todo el mundo. Pero además, tanto hombres como mujeres admiran no solo la belleza natural de las colombianas, sino la capacidad para conservar esos atributos a través del tiempo, con rituales de belleza dedicados y cuidados como arreglarse las uñas, pintarse el cabello, usar mascarillas y tratamientos faciales. 

Las mujeres colombianas somos conocidas en el mundo por nuestro gusto al arreglarnos y el interés en mantenernos bellas, con detalles que sobresalen especialmente cuando nos encontramos en el exterior. 

Pero también es cierto que mantener esos rituales de belleza estando en el exterior se vuelve más complicado y costoso. Las visitas a la peluquería o las cremas especializadas son un lujo que no nos podemos permitir tan frecuentemente como quisiéramos, así que es necesario buscar otras opciones. Por suerte, parte de los secretos de belleza de las mujeres colombianas no proviene de los avances modernos, sino de la sabiduría de nuestras abuelas y nuestras madres, casi siempre con elementos que se encuentran a la mano en casa.

En el siguiente artículo encontrarás algunos de estos “secretos de belleza” te invitamos a probarlos y de seguro notarás los resultados en poco tiempo, así que ¡a consentirnos se dijo!

 

Exfoliación completa: los beneficios del azúcar son ampliamente conocidos por ser un agente exfoliante, mezclado con una variedad de ingredientes, como la crema humectante para una limpieza suave. Sin embargo, si quieres lograr una exfoliación profunda, debes mezclar el azúcar con su mejor aliada: la miel. Mezcla miel y azúcar a partes iguales y usa esa pasta para exfoliar todo el cuerpo. Tu piel estará suave y completamente limpia, y verás resultados si lo usas una vez por semana. 

El tónico natural: cuando se les pregunta a las mujeres colombianas qué secreto de belleza aprendieron de sus abuelas, una de las respuestas más comunes es el agua de arroz, famosa por su uso como tónico para la piel, gracias a sus propiedades antioxidantes y vitaminas, que ayudan a tener una piel más tersa y además la protege contra los rayos del sol. Uno de sus compuestos es el inositol, que estimula el crecimiento de las células y el flujo sanguíneo, por lo que es ideal para combatir los signos de la edad. Prepararla es muy sencillo, pero no de la manera que se cree. Existe la creencia de que el agua de arroz es el agua que usamos para lavar el arroz antes de cocinarlo, y aunque esta funciona, no tiene las mismas propiedades. Lo mejor es cocinar media taza de arroz blanco en cuatro tazas de agua por 20 minutos. Después de que hierva, se cuela el agua y se envasa para usar, aplicando por las noches con un algodón.  

El preferido para el cabello: el aguacate también está entre los ingredientes populares que se usan para la belleza, específicamente para el cabello. Las grasas del aguacate proporcionan hidratación profunda al cabello, de ahí que sea usado para restaurar el pelo maltratado o para dar brillo intenso. Hay muchas recetas de mascarillas para el cabello basadas en aguacate, pero la más potente de ellas viene acompañada de otros ingredientes naturales: tritura el aguacate y añade un par de cucharadas de aloe vera, una cucharada de aceite de coco y algunas gotas de aceite esencial (para darle aroma al cabello), extiende la mezcla y deja actuar por 25 minutos. Enjuaga y lava con champú.

Un bronceado parejo con zanahoria: por su alto contenido de betacaroteno y vitamina C, la zanahoria es un ingrediente perfecto para ayudar a la formación de melanina, la sustancia que le da el color a la piel. Los expertos recomiendan que antes de un viaje a la playa o a la piscina, comiences a tomar antes jugo de zanahoria para incentivar el bronceado. También puedes hacer una receta sencilla para el día de playa, rayando una zanahoria y exprimiendo su jugo, que será muy poco. Ese liquido puedes aplicarlo a tu bronceador o crema hidratante para cuando vayas a estar al sol, y ayudará a conseguir un color dorado. 

Un antinflamatorio natural: la manzanilla es otro de esos elementos de la naturaleza que sirven para un sinnúmero de propósitos: desde mejorar el tránsito en el estómago hasta disminuir las ojeras y las venitas que se marcan alrededor de los ojos. Lo único que tienes que hacer es poner bolsitas de manzanilla tibias en tus ojos por unos minutos y esperar a que se enfríen, notarás como se reduce la hinchazón. Si acostumbras tomar baños de espuma, puedes usar unas gotas de manzanilla en tu baño, te ayudará a relajarte y dejará un aroma delicioso en tu piel. 

Pestañas y cejas formidables: una de las mejores características de nuestras abuelas eran sus abundantes cejas y pestañas, casi increíble en estos días especialmente para las que pasamos por la época de las cejas ultra delgadas que nos marcaron para siempre. ¿Su secreto? El aceite de ricino, que proviene de la planta del mismo nombre. Este ingrediente es poderoso en aceites esenciales y vitamina E, por lo que es perfecto para estimular el crecimiento del cabello. Puedes conseguir aceite de ricino en farmacias y tiendas naturistas, y aplicarlo con la yema de los dedos en tus cejas y pestañas antes de ir a dormir. 

 

Tomate y ácido bórico: cuando estábamos más jóvenes solíamos creer que el acné y los granitos eran cosa de la adolescencia, cuando en realidad son una constante que aparece a veces sin razón: irritación de la piel, síndrome premenstrual, calor, cambios en la rutina, etc. Hay muchas cremas que prometen deshacerse de ellos, pero hay un remedio natural de las abuelas: tomate, que es rico en antioxidantes y licopeno, que combate las moléculas dañadas de la piel. Para usarlo, tomas un tomate maduro, con el líquido y las semillas, y lo mezclas con una cucharada de ácido bórico hasta formar una pasta, que aplicas en las zonas problemáticas durante la noche, para lavar al día siguiente. Con el paso de los días, y constancia, notarás como los granitos se secan. 

Ahora lo sabes, la belleza está al alcance de tu alacena, así que no hay excusas. Si eres constante, notarás los resultados y no tendrás que usar tratamientos costosos para mantenerte siempre fresca y radiante. 

 

Escrito por:  Jeniffer Varela