En la medida en que la denominación de origen ha cobrado importancia como variable mercadotécnica, más y más emprendedores colombianos se han volcado sobre nuestras tradiciones para intentar llevar al exterior una visión renovada de lo que significa el país. A continuación te presentamos una breve selección de proyectos y productos que combinan de manera muy audaz y eficiente el uso de las redes sociales y nuestras tradiciones ancestrales.

Finalizaremos nuestro conteo con una sorpresa muy interesante; una marca chilena, que reivindica la técnica ancestral colombiana de tejido con hilos de oro y plata conocida como filigrana, y que trabaja también con artesanos nacionales.

1) MAE selva: Se trata de una línea de productos cosméticos fabricados con ingredientes naturales provenientes de la Amazonía colombiana. De acuerdo con las especificaciones de sus fabricantes, todos sus procedimientos parten de la sabiduría de los pueblos indígenas. Sin embargo, si esto resultara insuficiente, el trabajo de marketing y fotografía alrededor del que se construye la marca es minimalista y muy eficiente.

No deja de ser interesante la coherencia que guarda la marca al considerar empaques fabricados con material reciclado e incluir cucharas y brochas hechas de madera. Más que una casa de cosméticos local, se trata de un proyecto con mucha conciencia ecológica y lo más importante, totalmente hecho en Colombia.


Credito: MAE selva

2) Regia & Victoria: La diseñadora Carolina Melo rescata la técnica tradicional de la tejeduría de Sandoná, Nariño y de las molas Gunadules, para elaborar un portafolio de tres productos fabricados en cañaflecha: abanicos, carteras y carrieles. Sin embargo, lo interesante de esta propuesta, además del trabajo delicado con los materiales locales y de la utilización de mano de obra local, es la naturaleza icónica de cada producto.

Es cierto, se trata simplemente de carrieles, abanicos y carteras, sin embargo, su diseño está tan minuciosamente concebido, que desde el momento en que uno es capaz de reconocer la línea del producto, sabe que se trata de una de las creaciones de Melo. Realmente se trata de productos artesanales muy bellos y bien concebidos.


Credito: Regia & Victoria

3) Mawakatío: La idea detrás del proyecto de la antropóloga colombiana Cristina Pérez es reconstruir el tejido social alrededor de las comunidades indígenas desplazadas por el conflicto armado. Es esta la razón por la cual escogió la chaquira, un material tradicionalmente utilizado por los artesanos indígenas, para generar toda una tipología nueva de gargantillas y accesorios de moda.

Más allá de la factura que tienen los accesorios de esta joven marca, lo interesante es el impacto social que el trabajo de Pérez está logrando en las comunidades locales, tanto así, que fue invitada a representar a Colombia en el programa Women Together, auspiciado por la Organización de las Naciones Unidas. El trabajo de fotografía y branding es de altísima factura.

Credito: Mawakatío

4) La Filigrana: Es cierto que no se trata de un proyecto dirigido por diseñadores colombianos y que está focalizado estrictamente en el mercado chileno, sin embargo, lo interesante detrás de la propuesta de la dupla de diseñadoras chilenas detrás de “La Filigrana”, es que si bien se apropian de una técnica ancestral de Santa Cruz de Mompox y equívocamente sitúan su origen en Cali, trabajan con artesanos colombianos en la elaboración de todos sus productos.

El diseño de las piezas en general está bien concebido y responde a los parámetros geométricos de la técnica tradicional, la introducción de algunas variaciones tipológicas en las diferentes colecciones de la marca le otorga cierto atractivo adicional. Este es el ejemplo clásico de la oportunidad de exportar un producto tradicional colombiano a un nuevo mercado. Las posibilidades son infinitas.    

Credito: La Filigrana

Lo local es una tendencia global, entender las posibilidades comerciales detrás de nuestra identidad nacional es un punto de partida muy interesante, no sólo para cualquier emprendedor que quiera poner un nuevo producto en el mercado, sino para iniciar una verdadera transformación de la imagen de Colombia en el mundo.

Mae selva, Regia & Victoria y Mawakatío son el ejemplo perfecto de los resultados que pueden obtenerse de la articulación en dos tiempos, primero entre diseñadores y artesanos, y después entre productos y audiencias. Por su parte, La Filigrana, es una lección que debemos aprender y considerar en perspectiva de cómo lo global y lo local confluyen.  

Como Colombianos debemos estar muy orgullosos de nuestros productos y técnicas de producción y debemos apoyar cada día más estos productos y saberes ancestrales.  ¿Conoces otros productos o compañías de este tipo? ¡Inclúyelos en los comentarios!

* Vinculos.co no recibe compensación de ningún tipo, ni relación con las compañías acá mencionadas.  Este contenido es de carácter editorial.

Artículos relacionados:

ORGULLOSAMENTE MADE IN COLOMBIA. LAS ARTESANÍAS COLOMBIANAS CONQUISTAN EL MUNDO.

EL SUEÑO DE CREAR EMPRESA – COLOMBIANOS EN EL EXTERIOR