Tenemos muchas expectativas porque no sabemos con qué realidad nos vamos a encontrar cuando se abran las puertas para todos. Hemos perdido el control de lo que considerábamos nuestra vida cotidiana y nuestras rutinas diarias “Nada volverá a ser como antes” es lo único que sabemos con certeza. 

“Todo sería tan diferente si los viéramos. Si hubiera alguna forma de dejar de sentir que nos rodean unas presencias invisibles, intocables, portadoras de la muerte. Si pudiéramos abandonar el examen permanente, paranoico: del entorno por si tiene bichos, de nuestros cuerpos por si tienen síntomas”. – Martín Caparrós

Tomará algún  tiempo  para llegar a sentirnos cómodos nuevamente con otras personas. Pero nuestro instinto de supervivencia  jugará un papel fundamental en este proceso, ya que nos ayudará a ser responsables y conscientes de que por más que queramos volver atrás en el tiempo, esto no será posible, si es que nuestro objetivo es  mantenernos a fuera de peligro.

Por una parte, “Somos increíblemente capaces de adaptarnos a cualquier situación”, lo cual es una buena noticia. Sin importar que tan complicada sea las circunstancias aprendemos rápidamente a  vivir con ellas, Por ende no será difícil el enfrentar nuestra nueva realidad o “normalidad”. 

 

El valor no es la ausencia del miedo, más bien, es la opinión de que otra cosa es mucho más importante que el miedo. – Ambrose Redmoon

 

 Cuando se Abran Las puertas!

 Seremos como niños pequeños que entran en un laberinto en medio de la oscuridad. Es lo que más deseamos hoy día pero es a lo que más le tememos… el no saber lo que pueda pasar, esa incertidumbre es la que nos vuelve locos.

 Ni siquiera los expertos lo tienen claro. Las personas encargadas de dar las nuevas normas también están llenos de dudas.  Pero en algo sí coinciden, tantos epidemiólogos, expertos sanitarios, virólogos, economistas, dirigentes, entre otros; En que,  la guerra contra esta pandemia no se va a terminar al momento en que se abran las puertas  y salgamos nuevamente a las calles. Estaremos obligados a realizar todas nuestras actividades con distanciamiento social durante largo tiempo.

¿Cómo saludaremos a nuestros amigos, familiares, compañeros de trabajo?

Los besos, los abrazos y el simple gesto de agarrarnos de las manos han caído ahora por el olvido».- José Luis Rodríguez 

Todos soñamos con reencontrarnos con las personas que amamos cuando las puertas se abran y darles un fuerte  abrazo y  un beso, porque somos afectivos y nos gusta ese contacto físico cariñoso que nos hace sentir más fuertes.  Pero no será posible esto y debemos estar claros al respecto. Tenemos que ser responsables con el resto de la humanidad y evitar cualquier tipo de manifestación que pueda poner riesgo tanto su salud como su vida.   Esa será, la mayor muestra de que verdaderamente nos importan y de que queremos que estén bien. 

 

Trabajos :

Los trabajos que no se pueden realizar desde casa y tengan la necesidad urgente de iniciar deberán  garantizar la seguridad de sus empleados siguiendo las normas y reglas recomendadas: 

Entrenamiento de seguridad a los empleados, además de la toma de temperatura diaria para verificar que los empleados no tienen fiebre al momento de ingresar a las instalaciones.  Sumamente importante la reubicación de los cubículos de trabajo para mantener la distancia recomendada. Y a aparte de la desinfección y limpieza que el personal de aseo deberá hacer diariamente en varios tiempos, los empleados deberán responsablemente hacerlo también. Mantener cerradas las áreas comunes.  Prohibir saludo de manos. 

Por otra parte,  se deberá garantizar una distancia mínima de seguridad y en caso de no poder llevarlo a cabo, se deberán instalar mamparas protectoras transparentes de metacrilato o similares.  Mantener un sistema de ventilación adecuado y si  la gran mayoría de las empresas pudieran implementar los ajustes de horarios para evitar que todo el personal esté al mismo tiempo en un solo lugar, sería una decisión muy sabia y responsable.

 

Visitar nuestros lugares favoritos…

 Restaurantes: 

Amamos comer fuera, ir a un buen restaurante y compartir con familiares y amigos, esto  forma parte de nuestras actividades favoritas de entretenimiento.  Pero justamente como se da en  lugares muy concurridos, los hace riesgosos  para la población a la hora de contraer el virus. Por ello la importancia de seguir las normas de higiene y protección cuando estos abran al público nuevamente.

En algunas ciudades del mundo ya han abierto algunos restaurantes, en otros ya se está considerando la posibilidad de hacerlo, pero con las restricciones pertinentes.  En su  mayoría podrán aceptar la mitad de su capacidad normal, con el fin de guardar la distancia social correspondiente. Todo el personal deberá llevar sus máscaras protectoras, guantes y diariamente estarán sometidos al chequeo  de la  temperatura al ingresar a sus lugares de trabajo. También, tendrán la responsabilidad de informar de cualquier síntoma que indique que existe algún tipo riesgo, llamémoslo  “responsabilidad social”. 

Para mantener la seguridad de los clientes se están  implementando algunas normas como,  el proporcionarles menús desechables, o el acceso al menú online, para que los clientes puedan acceder a ellos a través de  sus propios teléfonos. Los cubiertos no deberán estar sobre las mesas cómo anteriormente se usaban.  Por otra parte, serán los mismos clientes quienes estarán encargados de empacar su propia comida  sobrante en los plantos en caso de querer llevarla a casa. 

Las mesas y silla deberán ser limpiadas y desinfectadas cada vez que sean utilizadas. La zona de Bar de los restaurantes permanecerá cerrada. Y los clientes deberán utilizar mascarilla cuando no estén comiendo. 

 

Gimnasios:

Otro de los sitios favoritos  por la gran mayoría de las personas son los centros deportivos, ya que sabemos el gran impacto que obtenemos  tanto en nuestra salud física como mental al frecuentarlos.  Lamentablemente,  estos lugares son fuente constante  de transmisión de virus, no por el sudor, ya que algunos expertos dicen que no se transmite por esta vía, aunque no se tiene la certeza aun. Sino, por  el contacto con las superficies, como las pesas, máquinas e instrumentos que usamos para ejercitarnos.

Pero los que decidan reanudar operaciones deberán cumplir reglas básicas para garantizar la seguridad de sus clientes y de sus empleados,  como la prohibición de entrada a personas que presenten una temperatura  superior a 37.7 grados Centígrados o (100 grados Fahrenheit),  tos, falta de aliento y otros síntomas respiratorios.  Algunos gimnasios están pensando en  implementaran un scanner en su entrada, para detectar fácilmente estos casos. 

La limpieza de las máquinas antes y después de su uso. No solo el personal del gimnasio debe hacerse responsable de esto, sino nosotros como usuarios,  así podremos  saber con certeza, qué tan limpias están la máquinas o los  instrumentos que vamos a usar para hacer nuestros ejercicios o entrenamientos. Lo que si deberán suministrar los gimnasios serán los desinfectantes y antibacteriales distribuidos en todas sus instalaciones.  

En cuanto al uso de los equipos, se ha hablado de redistribuirlos o dejar una o dos máquinas de por medio entre persona y persona para evitar la cercanía. El uso de las máscaras y guantes también serán de suma importancia a la hora de mantenernos a salvo. 

Y en cuanto a las clases grupales se recomiendan cupos limitados con reservaciones previas y preferiblemente en lugares abiertos. Los ejercicios que conlleven contacto se deberán reajustar para evitarlo.

Centros Comerciales:

Los centros comerciales para poder reabrir, primero  todos los empleados deberán tomar un entrenamiento de sanidad  adecuado. Estos lugares deberán ser desinfectados  constantemente tanto los locales como los cajeros automáticos, los pagos se deberán hacer  solo a través de tarjeta de crédito o débito preferiblemente. Se deberán clausurar las zonas de agua potable para el público.  

 

“El miedo a los demás puede persistir mucho después de que termine la pandemia del coronavirus. Pero también puede haber un nuevo sentido de comunidad”.

Por el momento, es probable que la definición de  cotidianidad  para nosotros sea,  solo el hecho de tratar de enfocar nuestros esfuerzos en controlar la pandemia y mantenernos fuera de peligro. Recordemos que esta situación por la que estamos pasando , no solo nos ha traído momentos de angustia y dolor,  también,  nos está abriendo caminos y la oportunidad de empezar de nuevo. Aprovechamos este nuevo comienzo. 

“Que cada día sea el primer día del resto de tu vida, pero sobre todo que hoy sea un nuevo comienzo”. -Jonathan Lockwood Huie

Escrito por: Mónica Sanabria