La Navidad es una época para estar en familia, compartir con las personas más cercanas, regresar a casa… y también de pensar en los que más lo necesitan. Si bien es cierto que todo el año deberíamos pensar en devolver un poco de nuestra buena fortuna a quienes tienen menos, también es verdad que en esta temporada podemos aprovechar para llevar un poco de alegría y bienestar a aquellos que no han tenido esa misma buena fortuna. 

Quienes estamos lejos de casa muchas veces tenemos deseos de colaborar, pero no sabemos cómo aportar pues en muchos casos las fundaciones requieren entrega de donaciones de forma física o con dinero consignado dentro del país. 

Sabemos que es importante contar con información y proyectos a los cuáles ayudar, hemos recopilado una serie de causas que están dedicadas a iluminar la vida de otros en esta Navidad y a las cuales es posible ayudar desde casa. 

Navidar, para los más necesitados: el acceso a alimentos es una de las mayores limitaciones en un país como Colombia, donde el 54,2% de la población no tiene acceso a alimentación de calidad, según la encuesta ENSIN 2015. Para contrarrestar esta situación, existen programas de voluntariado como el Banco de Alimentos de Bogotá, una iniciativa de la Iglesia en Bogotá asiste a más de 61 mil niños, 22 mil jóvenes, 24 mil adultos, 10 mil adultos mayores y 47 mil familias; y que el año anterior entregó 30 mil paquetes de alimentos a personas en situación de vulnerabilidad en la ciudad. Este año, desde ya adelantan la campaña Navidar, un tiempo de compartir la esperanza, para además extender su ayuda a los municipios cercanos a la capital. Los interesados en donar pueden hacerlo a través del botón de pagos en su página web y a través de montos predispuestos o voluntarios.

Un regalo, una sonrisa: la fundación Afro, que atiende la problemática de los niños de la población afrocolombiana en Bogotá, adelanta su campaña navideña para llevar regalos y otros implementos a los niños, con regalos que pueden recibirse en especies, o a través de donaciones electrónicas que arrancan desde los $9000 pesos, poco menos de 3 dólares para quienes vivimos en el exterior.  La fundación también adelanta la construcción de un proyecto de vivienda para niños de ciudad Bolívar, y toda la información se encuentra en su página web

Pa’lante Caribe: el acceso a la educación superior es otro de los derechos al que muchos colombianos no pueden acceder por falta de recursos financieros. Desde hace dos años, la comunidad de la Universidad de los Andes, junto a medios como La W Radio y este año las Supertiendas Olímpica, en alianza con otros centros educativos adelantan la campaña Pa’lante Caribe, que busca otorgar becas de cubrimiento total de carreras universitarias para jóvenes de la región Caribe. El año anterior, el proyecto logró garantizar la educación de 152 estudiantes del pacífico, con un recaudo de $7300 millones de pesos. Este año, la meta es llegar a 200 estudiantes, y los colombianos residentes en el exterior pueden hacer sus donaciones en la web de los Andes

Por la Guardia Indígena: el inicio de la temporada decembrina en Colombia se ha visto permeado por varias jornadas de manifestaciones en todo el país, a las que recientemente se sumaron los integrantes de la Guardia Indígena del Cauca, en Bogotá. Un grupo independiente de ciudadanos Ha iniciado una jornada de crowdfunding para proveer a los indígenas de frazadas, alimentos y otros elementos de cuidado personal mientras acampan en varios puntos de la capital. Las donaciones se hacen a través de Vaki con varios métodos de pago a nivel global. 

Ayudar todo el año: aunque en esta época para muchos es más sencillo ayudar con recursos financieros, varias organizaciones en Colombia reciben donaciones todo el año para ayudar a diferentes causas. Además de las que compartimos en nuestro primer artículo sobre el tema, existen otras como la Fundación Amigos del Mar, que apoya la educación de los niños de Tierra Bomba, en Bolívar, y a los que se puede ayudar comprando algunos de los implementos de su lista de Amazon, que ayudan a los niños a realizar sus actividades diarias. En Medellín, hospitales como la Clínica Noel y el Hospital San Vicente también cuentan con botones de pago permanentes para realizar donaciones y ayudar a costear los tratamientos de los niños de poblaciones más vulnerables. 

No nos olvidemos de que cada donación cuenta, y que no hay aporte pequeño. Lo importante es unirnos en una época en la que el amor y la generosidad nos recuerdan que cuando ayudamos al otro, cosas maravillosas pueden ocurrir. 

 

Escrito por Jeniffer Varela Rodríguez