La época de verano en Estados Unidos y Europa es una de las más apetecidas por los viajeros para vacacionar por el mundo, y en el caso de los colombianos que viven en el exterior es una excelente oportunidad para regresar a casa y visitar los lugares que traen los mejores recuerdos, e incluso visitar sus ciudades de la mano de nuevos amigos y extranjeros que han sido invitados a descubrir lo más conocido de nuestro país. 

Sin embargo, es muy probable que en nuestro afán por mostrar lo mejor de nuestro país a los turistas terminemos mostrándoles lo mismo de siempre. Si bien destinos como Cartagena, Santa Marta o Medellín son emblemáticos para los turistas que llegan a Colombia, lo más valioso de hacer turismo en un país de la mano de los nacidos allí es precisamente conocer los lugares menos famosos, pero igualmente bellos y que merecen la pena conocer y disfrutar. Por eso, hoy recopilamos información de algunos de los secretos turísticos mejor guardados de Colombia, algunos de ellos seguramente también desconocidos para ti, y que harán de tus próximas vacaciones en Colombia una experiencia completamente diferente. 

Cerro Azul, Guaviare

 

Para quienes disfrutan planes diferentes a la típica playa, brisa y mar, Colombia guarda destinos que guardan profundas raíces con el pasado precolombino del país y vestigios indígenas que nos recuerdan de dónde venimos. Es el caso de Cerro Azul, un lugar que se encuentra a 47 kilómetros de San José del Guaviare y que se ha convertido en un gran atractivo turístico por sus pictogramas precolombinos, elaborados en color rojo en las rocas de la población por tribus indígenas. Estas marcas datan de hace más de mil años, según opiniones de expertos, y se encuentran enmarcadas por las formaciones rocosas características de la zona, en la que se hallan también pozos naturales y senderos ecológicos. Para llegar a Cerro Azul se debe llegar primero a San José, sea en un recorrido por avión, de 1 hora y 20 minutos, o por tierra en un trayecto de siete. Allí se consiguen muchas rutas que viajan por la Serranía de la Lindosa, y que además se acompañan con espectaculares paisajes en el camino.

Reserva Río Claro, Antioquia

Un paraíso con un cañón de rocas de mármol que enmarca el río está ubicado a solo tres horas de la famosa Medellín. Se trata de la Reserva Río Claro, un lugar que cuenta con 500 hectáreas conservadas de bosques húmedos tropicales que crecen sobre rocas de caliza y albergan más de 1400 especies de flora y fauna. En la reserva se pueden realizan diferentes actividades como caminatas ecológicas, exploración de cavernas, rafting o avistamiento de aves. Además de ser una gran visita durante el día, la reserva cuenta con la infraestructura necesaria para estadías, como el Eco Hotel Blue Morpho o el Hotel Río Claro, con tarifas definidas en su página web

Isla de Malpelo

Para los amantes del buceo, destinos como las Islas del Rosario son perfectos para disfrutar de la actividad, debido a las formaciones de coral de la zona. Sin embargo, en los últimos años un lugar se está llevando toda la atención de los adeptos a este deporte por la posibilidad de bucear con tiburones martillo, siendo una de los cinco lugares del planeta donde esto es posible. Esta isla del Pacífico es uno de los secretos mejor guardados del país, pero es un plan para un grupo reducido, pues el viaje implica dormir cuatro noches en un barco y tener certificado de buzo avanzado, con un mínimo de 25 inmersiones. Para llegar, es necesario arribar primero a Buenaventura, desde donde salen barcos en fechas específicas, acordadas con la Unidad de Parques Nacionales Naturales de Colombia.

Parque Nacional Natural Utría

Hablando de planes en Chocó, esta zona se ha convertido en una de las más populares en materia de turismo, pues tiene algo qué ofrecer para todos los gustos, y una diversidad en materia de especies animales para avistar. Entre estos animales, las más famosas son las ballenas jorobadas, que pueden verse entre julio y noviembre en varios lugares de la región, y el parque Utría es uno de los mejores sitios para alistarse para ello. El 80% del territorio de esta área hace parte de tres resguardos indígenas de la comunidad Embera, pero también ofrece actividades turísticas como buceo, senderismo y avistamiento de aves. La llegada puede hacerse por vía área, a Bahía Solano o Nuquí; por vía marítima desde Buenaventura hasta estas poblaciones; o por ruta terrestre desde Bahía Solano en un recorrido de 40 minutos en bus y 3 horas a pie hasta el parque. 

Minca

Quienes han oído hablar de Colombia sueñan muchas veces con visitar el paraíso de Ciudad Perdida en la Sierra Nevada de Santa Marta, pero se enfrentan a varios días de caminata que no todos están dispuestos a sobrellevar. Sin embargo, la sierra ofrece muchas posibilidades entre playas y destinos que quitan el aliento, en los que se ofrece alojamiento y paisajes inigualables. El caso de Minca, un pueblo cafetero ubicado en la falda de la sierra, lleno de áreas con cascadas, pozos naturales y senderos ecológicos, y colinas que desafían hasta a los más experimentados caminantes, todo para experimentar la magia del lugar sin necesidad de llegar a Ciudad Perdida. En Minca se pueden hacer toures por fincas de café y cacao, avistamiento de aves y cata de cerveza local. Gracias a su florecimiento turístico, la zona se ha llenado de hoteles y hostales que ofrecen distintas alternativas de alojamiento. Lo mejor de llegar a Minca, sobre todo, es su ubicación. A tan solo hora y media de Santa Marta, se puede acceder al pueblo con transporte local por tierra, disponible todo el año. 

 

San Bernardo del Viento

Para los amantes de la playa, Cartagena ya no es suficiente. Después de pasar por los destinos conocidos por todo el mundo, conviene explorar otros más tranquilos como San Bernardo del Viento, en Córdoba, un departamento con playas espectaculares que aun no son tan conocidas entre los viajeros. Ubicado a 85 kilómetros de Montería, esta población cuenta con playas cristalinas, en una zona conocida por destinos como Tolú y Coveñas. Estando allí, además de las típicas actividades de playa y gastronomía local, se puede disfrutar de otras atracciones como el Parque Ecológico El Pindo o explorar algo de la historia del departamento, toda una expedición a las entrañas de la sabana colombiana.

El verano todavía es joven. Si estás planeando regresar a casa, seguro te antojaste de alguno de estos destinos y será muy fácil visitarlos estando en Colombia. Anímate a descubrir las joyas mejor guardadas de tu patria y seguro terminarás coleccionando los mejores recuerdos de tu vida. 

 

Escrito por: Jeniffer Varela