Select Page

Seguros médicos de viaje y residencia: ¿cómo escoger?

Seguros médicos de viaje y residencia: ¿cómo escoger?

Hace un mes, los colombianos en el exterior se estremecieron con el caso de Julián Sáenz, un joven de Villavicencio que, tras irse a estudiar en Australia, contrajo una extraña enfermedad que lo tiene hospitalizado desde hace varios meses, y que no puede regresar a Colombia debido a las complicaciones de su estado de salud y a los costos de traslado que esto implicaría. Julián sí tenía seguro médico, pero la empresa prestadora del servicio asegura que la condición del joven es preexistente y que por lo tanto no es un gasto que ellos deban cubrir.

El caso de Julián deja en evidencia que, cuando se trata de emigrar, muchos colombianos olvidan que entre los gastos de mudanzas, planeación financiera, nuevas cuenta de banco y demás, incluir un seguro médico es un gasto absolutamente necesario. Y más que eso, nos muestra la importancia de realizar una búsqueda rigurosa para dar con la mejor solución a la hora de tener cobertura médica, sin importar la duración o la razón de tu estadía. Hay que tener en cuenta que aunque existen muchas variantes a considerar, es una tarea  a la que hay que dedicarle tiempo y no siempre irse por la opción más económica.

Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de realizar el trámite de un seguro médico, es el motivo del viaje que vas a realizar ya que, en muchos casos, de este dependerá el tipo de visa o permiso de estadía que se te otorgue en tu país de destino. En el caso de los estudiantes, por ejemplo, países como Estados Unidos tienen políticas dependiendo de cada estado, aunque en el mayor de los casos a todos los estudiantes internacionales se les exige la vinculación a un seguro (y la universidad tiene el derecho de proveer este servicio a los estudiantes o permitirles escoger el de su preferencia).

Para los trabajadores en este país, el caso es distinto porque son las empresas (de nuevo, en la mayoría de los casos, pues no es una obligación del empleador), las que proveen la vinculación a un costo mensual menor, o permiten que cada quien escoja el seguro dependiendo de su capacidad económica. Esta última opción resulta bastante costosa en Estados Unidos, pues las ofertas de seguros de ‘bajo costo’ empiezan en un promedio de USD $160 y no siempre cubren gastos mayores como hospitalizaciones, en caso de llegar a necesitarse.

Por las diferencias en la prestación del servicio médico en todo el mundo, el país o la región de destino es otra de las variables más importantes en esta ecuación. En la Unión Europea, por ejemplo, todas las personas están cubiertas por un servicio de salud que provee mayormente cada Estado de forma gratuita, con algunas variaciones dependiendo del tipo de asistencia o también del porcentaje de reembolso que se haga por concepto de medicamentos. En países como Francia, existe la seguridad que cubre a todos los ciudadanos (nacionales o extranjeros), una afiliación que no cuesta y cubre los gastos médicos más básicos, cuyos copagos son luego reembolsados por la misma compañía. La forma del copago, tan conocida en Colombia, está presente en todos los países de la Unión Europea (según un informe de El Mundo de España), con algunas diferencias en las formas o porcentajes de reembolsos de los ciudadanos. Si vives en Europa y no conoces de estos servicios, lo mejor es preguntar a la misma autoridad que concede tu visa, donde te guiarán con todos los detalles.

Para quienes tienen que pagar un seguro de su bolsillo, bien sea por decisión propia o por las condiciones de su viaje, pagarlo en el país de destino siempre será una opción, pero en algunos esta alternativa (en el caso, por ejemplo, de Estados Unidos) siempre será costosa debido a la fluctuación de la moneda local y además, por la diferencia en los sistemas, siempre se trata de un tema difícil de entender. Si sabes que vas a emigrar a un país por tiempo indefinido y quieres acceder a esta opción de seguro médico, es necesario esperar a estar allí para poder adquirirlo y, en la mayoría de países, tener un número o registro de seguro social que te permita acceder a estos servicios. En muchos países de la Unión Europea este acceso es gratuito y universal, en Canadá es accesible para los residentes permanentes, mientras que en Estados Unidos es accesible para los inmigrantes cuya visa les permita realizar alguna actividad laboral (es el número de registro para temas de impuestos y otros trámites públicos).

Si se trata de ahorrar un poco de dinero, para casos de estancias con tiempos determinados, como las de los estudiantes, o los viajes largos de turismo que duran varios meses, es recomendable explorar la opción de una agencia de seguros externa que pueda crear un plan personalizado. El mercado es bastante variado y muchas compañías de seguros ofrecen cobertura en todo el mundo con un solo plan. Esta es la opción preferida de los estudiantes que viajan por periodos cortos y fijos, puesto que cubre servicios en cualquier parte del mundo y tienen costos que solo deben asumir una única vez. Si esta es la opción que estás explorando, asegúrate de revisar las opiniones de los usuarios que han tenido estos servicios anteriormente, pues dicen mucho de la forma cómo asumen el servicio. De igual manera, desconfía de las que ofrecen precios muy bajos por una cobertura “total”, pues en muchos casos la letra menuda del contrato dice lo contrario.

Por último, si la opción de un seguro prepagado es la de tu preferencia, hay algo importante a considerar. Este tipo de seguros funcionan con una cobertura en casos de emergencias, e incluyen costos como la repatriación en caso de fallecimiento. Sin embargo, la mayoría de estas pólizas no atiende condiciones preexistentes (atención por diabetes, por ejemplo) y no permite revisiones de rutina ni prescripciones como anticonceptivos. Si estás en alguna de esas circunstancias, es importante hacérselo saber a la compañía para que puedan ofrecerte un plan que cubra estas preexistencias y no ocurra un problema similar al caso del colombiano en Australia, que se encuentra en medio de una batalla legal con su seguro. Si la empresa que escogiste no cubre estas condiciones bajo ninguna circunstancia, es mejor buscar una diferente.

 

Escrito por Jeniffer Varela

 

También puede innteresarte:

Un panorama sobre las nuevas opciones para enviar dinero a Colombia

¿Qué hacer cuando la familia viene a NYC?

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En las redes

facebook

Invertir en Colombia

Carrito

Novedades

Finanzas personales para inmigrantes

Alcanza la libertad financiera. Disponible en Amazon