Para quienes vivimos en el exterior, el uso de internet y los distintos medios que esta red nos ofrece son claves a la hora de mantener contacto con nuestros familiares y amigos que están lejos, pero por estas mismas posibilidades de cercanía, muy pocas veces nos detenemos a pensar en los potenciales riesgos que corremos al exponer nuestra información ante el mundo. Desde robo de cuentas de correo hasta suplantación de identidad son muchas las historias que hemos escuchado sobre el tema, y desde hace unos meses hay una modalidad de estafa en particular que amenaza a los colombianos en el exterior y a sus familias. 

Se trata de un robo en el que algún estafador suplanta a una persona que usualmente está en el exterior a través de un perfil de Messenger (aplicación de mensajería de Facebook) creado con un número de teléfono en Colombia. Esta es la primera señal de alarma puesto que la mayoría de quienes residimos fuera de Colombia no tenemos números nacionales. Seguidamente, estas personas proceden a contactar a tu grupo de amigos de Facebook asegurando que tiene una encomienda estancada en aduanas y necesita datos personales y dinero  que necesita datos para hacerlo, además de un pequeño préstamo para poder diligenciar la entrega. 

Aunque parezca un truco sencillo en el que muchas personas no caen, la realidad es que algunas personas terminan dudando y hasta depositando dinero creyendo que sí son sus amigos y familiares quienes lo solicitan. Según el  mayor Adrián Vega Hernández, jefe del Centro Cibernético Policial, desde diciembre se han incrementado en 35 las denuncias diarias sobre esta estafa. Y aunque es casi imposible impedir que hayan suplantaciones, pues técnicamente cualquiera puede tomar una foto nuestra de Internet, ciertamente sí podemos tener precauciones en caso de ser contactados por estos estafadores o incluso, ser las personas que están siendo suplantadas. David Silva, ingeniero web y cofundador de la start-up Techqueria, nos dio algunos consejos que pueden ser útiles:

-Usar todos los recursos de seguridad: si bien Silva reconoce que es prácticamente imposible evitar una suplantación por completo, admite que sí es posible hacer más difícil el acceso a nuestra información, con pasos tan sencillos como activar todas las opciones de seguridad de Facebook y asegurarnos de estar compartiendo nuestra información sólo con personas en nuestro círculo de amigos en esta red social, así como ser cautelosos con cualquier cosa que posteemos. “Cuanta menos información privada se comparta, mejor, pero hay gente que comparte hasta la ubicación de sus casas, haciendo más fácil una suplantación”. Un paso extra que muchas personas olvidan es que a través de Facebook también se puede activar la autenticación en dos pasos, una función que te pide confirmar el acceso a tu cuenta cada vez que lo haces desde un dispositivo desconocido, y que también está disponible para Gmail. 

 

-No abrir enlaces desconocidos: hay muchas formas en las que los estafadores pueden apropiarse de sus datos, una de ellas es enviando correos con enlaces que captan información de tus cuentas, lo que se conoce como ‘pishing’. Suena a consejo trillado, pero es importante desconfiar de cualquier correo desconocido que se reciba, incluso si parece ser de una entidad respetable como bancos, o incluso si es una página parecida a Facebook que pide ingresar su contraseña. 

 

-Pide cambiar de plataforma: si en vez del suplantado es usted la persona que recibe un mensaje de la persona haciéndose pasar por alguno de sus amigos, también es importante estar alerta. Lo primero, en el caso de esta modalidad en particular, es revisar desde donde fue creada la cuenta de Messenger. Usualmente la ventana con la información del interlocutor dirá algo como “Inicio de sesión con un número en Colombia”, por lo cual es importante confirmar que sea el mismo número de la persona conocida. También es posible mirar fotos, amigos en común y hasta pedir que le envíen un mensaje por otra plataforma para estar más seguros de con quién se está hablando.  Esto, asegura Silva, detiene a muchos estafadores, pues la mayoría no llega tan lejos como para tener datos suficientes que puedan corroborar todo esto. 

Internet es una herramienta maravillosa para quienes vivimos en el exterior, pero también viene con una serie de riesgos de seguridad que todos debemos enfrentar alguna vez. Sin embargo, esto no debe ser motivo de preocupación, sino una razón para mantenernos informados y conscientes de que nuestra privacidad en la era digital es más importante que nunca. 

 

Escrito por: Jeniffer Varela Rodríguez