Para los que vivimos en Estados Unidos, la actualización de las normas migratorias es un asunto de todos los días y una prioridad que puede afectar nuestro trabajo y en general nuestra cotidianidad. Ya antes habíamos hablado ampliamente sobre cómo la nueva instrucción de tener en cuenta las redes sociales de los aplicantes a visas en varias categorías, pero el nuevo desarrollo de las leyes migratorias en este país tiene que ver más con quienes ya tenemos visa y estamos ad portas de solicitar un estatus más permanente. 

El pasado 24 de febrero entró en vigencia la llamada regla de Carga Pública, una directriz que busca reforzar los protocolos con los que se puede negar la residencia permanente (green cards) a los solicitantes que hayan hecho uso de algunos programas sociales. La idea detrás de esta nueva regla es determinar, con base en los usos que los solicitantes hayan hecho uso de estas ayudas estatales, quienes tienen más posibilidades de mantenerse por su propia cuenta una vez se conviertan en residentes permanentes. Si bien la definición de autosuficiencia hay sido parte de la ley migratoria de Estados Unidos por casi un siglo, es hasta ahora que la administración Trump busca endurecer sus políticas, y lo hace luego de varias batallas legales con la Corte Suprema. 

En pocas palabras, si una residente temporal que esté buscando cambiar su estatus accedió a uno o más programas de ayuda pública durante 12 meses consecutivos por un periodo de tres años. Entonces, ¿cómo nos afecta a nosotros? Te contamos algunas premisas básicas de esta nueva regla, para tener en cuenta si estás a punto de solicitar tu ‘green card’.

-¿Cuáles son los beneficios?: El término ‘beneficios públicos’ es muy amplio cuando se trata de un país con tantos programas de ayuda a sus habitantes. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS por sus siglas en inglés) estableció algunos beneficios en específico, entre estos “cualquier asistencia federal, estatal o tribal en efectivo para mantenimiento de ingresos”, asistencia temporal para familias necesitadas, (TANF), programas de asistencia nutricional, conocidos como cupones de alimentos o ‘food stamps’, asistencia para vivienda, vivienda pública y la mayoría de los servicios de Medicaid.

-Las excepciones: Aunque el panorama no deja mucho espacio a pensar en beneficios públicos que no estén en la lista, si hay algunas excepciones a esta nueva regla de Carga Pública. Específicamente en esta categoría entran los beneficios públicos recibidos por hijos del solicitante, además de casos especiales en los cuales se necesite asistencia de Medicaid, tales como personas con discapacidad, mujeres embarazadas y extranjeros menores de 21 años. De la regla también están eximidos los refugiados, los solicitantes de asilo, auto peticionarios bajo la Ley de Violencia Contra la Mujer y ciertos solicitantes de visas U y T. Entre las excepciones también se cuenta la coyuntura actual, ya que en los últimos días se conoció que aquellos inmigrantes que accedan a servicios de salud por la emergencia del COVID-19, no serán afectados por esta medida.

-La letra pequeña: Aunque la web de DHS es bastante detallada, los expertos en inmigración consideran que hay más detalles a tener en cuenta con esta nueva regla. Debido a que la mayoría de las restricciones están relacionadas con los ingresos del solicitante, se dice que esta nueva regla afectará especialmente a las personas de escasos recursos, aquellas sin estudios superiores o las personas mayores o con algún tipo de condición complicada. Estas personas son vistas como más propensas a convertirse en una ‘carga pública’ y es posible que la solicitud sea negada. Igualmente, especialistas afirman que el cambio sustancial está en que antes eran evaluados los ingresos de la persona que pedía la residencia para su familiar (o el empleador, en este caso), pero ahora también serán evaluados los ingresos, habilidades y cualquier historial familiar del inmigrante. 

-El límite de tiempo: A pesar de que la regla fue anunciada a finales de 2019, solo pudo ser implementada a partir del 24 de febrero de este año, después de una votación de la Corte Suprema que tenía represada su puesta en marcha. Sin embargo, la fecha de vigencia es importante porque supone que todos los casos recibidos (marcados como recibidos en comunicación del DHS) no entrarán en esta nueva regla así los trámites continúen su curso. 

En general, las reglas de inmigración son extensas y llenas de detalles que muchas personas no conocemos, por lo que para la realización de estos trámites se recomienda siempre la asesoría de un experto. Recuerda que estar al tanto de todas estas normativas te mantendrá siempre un paso adelante y será garantía de tranquilidad en tu status migratorio. 

 

Escrito por: Jeniffer Varela.