Seleccionar página

El próximo Marc Márquez podría ser colombiano.

El próximo Marc Márquez podría ser colombiano.

“Mi piloto favorito y con el que me identifico mucho es Jorge Lorenzo por su manera de pilotar y su agresividad sin dejar de ser fino en la pista. Aunque a la hora de competir me fijo mucho en Márquez”

 

La vida de Pablo Echeverry Isaza no tiene nada de ordinaria. Tampoco es como la que se espera de un chico de 17 años: relajada, un poco alocada, otro tanto confusa; llena de sueños que no han acabado de materializarse, dudas existenciales e incertidumbre sobre el futuro. No, la de Pablo tiene un propósito muy claro y una dosis mayor de adrenalina: convertirse en uno de los mejores pilotos de motociclismo del mundo. Sus temores, por el otro lado, también tienen una cara muy real: no llegar a cumplir su objetivo por falta de dinero. 

Tolimenses de pura cepa, Pablo y su familia llegaron a Palma de Mallorca desde Ibagué hace varios años. En la motovelocidad empezó a los 6 años, en la escuela del padre del campeón de de MotoGP Jorge Lorenzo, y desde entonces ha cosechado varios triunfos nacionales e internacionales; ha competido en Ecuador, México, Colombia y España, y sabe lo que se siente al estar en lo más alto del podio, siempre enarbolando la bandera colombiana. 

En esta entrevista, Pablo habla con Vínculos sobre su carrera, sus ídolos en el motociclismo, el deporte en nuestro país y la odisea para conseguir patrocinadores. Pero también habla de familia, de sus sueños y de lo que siente un deportista colombiano triunfando en el exterior. 

Vínculos: empecemos por los triunfos. 

Pablo Echeverry Isaza: desde muy pequeñito he estado compitiendo a nivel nacional en España: conseguí victorias en la categoría de Minimotos en Madrid y gané carreras en Kawasaki 65 en Barcelona. En 2016 fui campeón de la Copa de Baleares en 250 con una Honda, y dos veces subcampeón de otra competición regional. En 2017 quedé quinto en la categoría KTM RC 390 Cup en el Campeonato Mexicano de Velocidad; ese mismo año fui seleccionado para las pruebas de la Redbull Rookies Cup. 

En 2018 fui campeón de la categoría GP3 en el GP Colombia; era mi primer año en esta categoría. También fui subcampeón de la categoría 600 SuperStock en el Campeonato Mexicano de Velocidad. La temporada pasada, en 2019, competí en el Campeonato de España de Velocidad SBK en la categoría Open600 en el que obtuve una cuarta posición entre aproximadamente 18 pilotos; gané carreras en Valencia y siempre estuve peleando las posiciones delanteras.

V: ¿quiénes son tus ídolos en este deporte?

P.E.I: en el motociclismo hay muchos a los que admiro; me gusta Marc Márquez porque es un piloto que ha sido ocho veces campeón del mundo, es muy luchador, muy bueno en el uno contra uno. Pero mi piloto favorito y con el que me identifico mucho es Jorge Lorenzo por su manera de pilotar y su agresividad sin dejar de ser fino en la pista.

V: ¿en quién te fijas al competir?

P.E.I: a la hora de competir me fijo mucho en Márquez porque es un piloto que siempre está adelante. En momentos en los que muchos no tendrían el valor suficiente para acelerar o arriesgar un poco, él siempre lo hace, incluso es verdad que muchas veces se cae por estar buscando el límite, pero por eso es que, hoy en día, es el mejor piloto del mundo. 

V: ¿alguna mujer destacada en el deporte?

P.E.I: chicas referentes en el motociclismo hay muchas, sobre todo españolas, pero la que más ha sonado en el último año ha sido Ana Carrasco, ya que ha sido la primera mujer campeona del mundo. 

 Pablo compitiendo en el Campeonato de España Cetelem de Superbike 2019.

V: ¿cuáles han sido tus circuitos favoritos y cuáles te faltan?

P.E.I: en la temporada pasada (2019) pude competir en cuatro circuitos de MotoGP, en los cuatro mundialistas que hay en España: Jerez de la Frontera; Montmeló, en Cataluña; el Ricardo Tormo de Valencia -que fue donde conseguí la primera victoria-; y el de Motorland, Aragón, que es un circuito muy imponente, son pistas muy grandes -entre cuatro y cinco kilómetros- y hay mucha gente, lo disfrutas y aprendes mucho. Hay otros circuitos en los que me gustaría rodar: en los de Catar, Holanda y Malasia espero competir en el futuro.

V: ahora hablemos de los miedos de este deporte 

P.E.I: a las caídas en la moto y las lesiones les tengo mucho respeto, pero lo que más me frustraría es no poder llegar a cumplir mi objetivo por falta de dinero. Este es un deporte muy caro, nosotros hemos luchado muchísimo en estos 11 años y sabemos que aún nos quedan unos muy buenos, pero es bastante costoso y más cuando vas aumentando niveles.

V: ¿cuál ha sido el momento más feliz de tu carrera hasta ahora?

P.E.I: he tenido dos que me han marcado mucho. El primero fue mi primer campeonato nacional, que fue el de MotoGP Colombia en la categoría GP3: fue el 8 de diciembre del 2018, ya prácticamente con finalizar la carrera quedaba campeón, terminé en tercera posición. El segundo, y el que diría que ha sido el más bonito, fue mi victoria en el Campeonato de España de Velocidad a finales de junio de la temporada pasada; salí de cuarto y finalicé de primero en el circuito Ricardo Tormo, en Cheste (Valencia), donde se compite el Mundial de MotoGP y por el que han pasado varios campeones internacionales. Ganar una carrera a nivel europeo es algo muy complicado, además, era mi primera temporada, mi primera vez en este circuito y ser el primer colombiano en lograrlo fue algo muy, muy bonito para mí.

“Lo que más miedo me daría en el motociclismo es no poder llegar a cumplir mi objetivo por falta de dinero”.

V: ¿y el momento más triste?

P.E.I: también fue en la temporada pasada; era la quinta carrera del Campeonato de España, yo estaba en la cuarta posición y estábamos los cinco primeros muy pegados en la lucha por el título… En esa carrera fuimos hasta Albacete y, por motivos ajenos a nosotros, no pudimos competir. Yo estaba luchando por quedar campeón en mi primer año y después de no poder competir esa carrera ya sabía que era prácticamente imposible. Fue un momento muy duro.

V: ¿qué aficiones tienes aparte del motociclismo?

P.E.I: me gusta mucho hacer crossfit para mantener el estado físico y tener fuerza para las carreras de resistencia. También me gusta salir a montar en bicicleta. Aparte del tema de los deportes y la preparación física, estudio idiomas: italiano e inglés, algo muy importante para un piloto profesional que aspira a llegar a tallas internacionales. 

V: ¿te gustaría estudiar una carrera profesional?

P.E.I: de cara al futuro me gustaría estudiar algo relacionado con el mundo del deporte. Aunque para un piloto que está en el Mundial de motociclismo, que es a lo que aspiro llegar, ir a la universidad se dificulta, ya que son aproximadamente veinte carreras por todo el mundo. 

V: ¿cómo te ves dentro de cinco años?

P.E.I: me veo compitiendo en el Campeonato del Mundo de MotoGP, en las posiciones delanteras. El proyecto es estar en unos dos años en el Campeonato del Mundo de Moto2 y, bueno… esperamos que el ascenso a la categoría de MotoGP sea pronto, pues es un sueño que tenemos todos los que estamos en este mundo, competir en esos grandes circuitos y con pilotos tan buenos como los que hay hoy en día.

LEJOS DE LA PATRIA

“Estoy muy contento de poder competir por toda España siendo colombiano y destacando por eso; en mi categoría en el Campeonato de España yo era el único latino”.

V: llegaste a España muy pequeño, ¿te sientes medio colombiano y medio español… o ciento por ciento colombiano?

P.E.I: yo me siento ciento por ciento colombiano. Llegué a España muy pequeñito y tener la nacionalidad española es muy bueno, pero toda mi familia es colombiana y todo lo que hago es representando la bandera de Colombia. Estoy muy contento de poder competir por toda España siendo colombiano y destacando por eso. En mi categoría en el Campeonato de España yo era el único latino. 

V: ¿cómo nos va a los colombianos en este deporte? 

P.E.I: en el motociclismo colombiano hay muy buen nivel. La verdad es que los pilotos en Colombia son muy buenos, pero falta apoyo y una escuela como las que tienen los países europeos. Son pilotos muy rápidos, pero necesitan apoyo para poder pulir su técnica: si eso se consigue estoy seguro de que el motociclismo colombiano sería un referente a nivel mundial. Hay muchos que han podido llegar muy alto, como Yonny Hernández o Martín Cárdenas… ¡Y esperemos que el siguiente sea yo! 

V: ¿te planteas vivir en Colombia algún día y, tal vez, montar una escuela como la que dices que hace falta en este deporte?

P.E.I: hace tres años estuve viviendo en Colombia; primero en Ibagué y luego en Bogotá, ya que allí está el único autódromo que tenemos en el país, el de Tocancipá. Esos años me gustaron mucho y, quién sabe, tal vez en un futuro sí sea bueno montar una escuela de motociclismo en Colombia con todo lo que he podido aprender en estos años de carrera deportiva que llevo, pero actualmente estoy más centrado en mi etapa como piloto.

 Pablo siempre celebra sus triunfos enarbolando la bandera colombiana. 

FINANCIACIÓN: LA OTRA CARRERA EN LA QUE SE JUEGA TODO 

Lejos de los 12 millones de euros que factura Márquez al año, los 15 de Lorenzo o los 20 de Rossi; los pilotos en formación, como Pablo, corren otra carrera a contrarreloj para conseguir la financiación necesaria cada temporada. Entre los vehículos, el atuendo, el costo de las competiciones, los desplazamientos y el entrenamiento a nivel profesional, la cifra asciende a varios miles de euros. 

V: sabemos que este es un deporte muy caro. ¿Quién te ha patrocinado y cuál es el proceso para conseguir un patrocinador? 

P.E.I: La empresa que me apoyó en la temporada 2019 es ADT Motowear. El Ministerio de Deporte de Colombia también me ayudó y debo resaltar el apoyo de mi manager, Salvatore Salamone. El proceso para conseguir un patrocinador es bastante duro, sobre todo cuando estás en campeonatos de alto nivel como los europeos. Para esta temporada la gente que me quiera patrocinar tendrá unas ayudas en el tema de impuestos en Colombia.

V: ¿a cuánto pueden ascender los costos para esta temporada? 

P.E.I: los recursos para un campeonato europeo suelen estar entre los 60.000 y 100.000 euros, dependiendo del equipo. Para esta temporada 2020 necesitamos aproximadamente 100.000 euros (alrededor de 374 millones de pesos): la temporada pasada participé en el campeonato español y este año quiero hacerlo en el europeo, por ello se necesita más inversión. Son 11 años de trabajo, sé que tengo mucho talento, soy un buen piloto.

V: ¿qué beneficios tienen las empresas que quieran patrocinar a Pablo Echeverry en su proyecto 2020? 

Gabriel Echeverry (padre de Pablo): la empresa colombiana que haga un aporte para Pablo tiene descuentos tributarios, que se deben gestionar por medio de la Federación Colombiana de Motociclismo, quienes entregan una certificación para hacer las deducciones. Tengo entendido que por patrocinar un deportista, se hará un descuento del 25% sobre el valor total de los impuestos para pagar allí. El valor añadido del patrocinio es que, con esos descuentos, la publicidad les va a salir prácticamente gratis: nosotros ofrecemos al patrocinador llevar la marca en el traje de Pablo, nombrarla en todas las entrevistas y mencionarla en sus redes sociales –Facebook e Instagram– que tienen muchos seguidores colombianos. 

LA RECETA DEL ÉXITO 

 Gabriel Echeverry es el padre e incansable aliado de Pablo en su carrera como piloto de motociclismo.

Un campeón viene al mundo con un talento innato y se moldea a punta de entrenamiento, disciplina, un equipo de profesionales a su alrededor, apoyo financiero y, por supuesto, una familia comprometida con su sueño. Pablo es consciente de esto y lo deja ver en sus redes sociales, donde las publicaciones del mundo de las motos y sus propias carreras se mezclan con las fotos de sus hermanos y mensajes de agradecimiento a quienes creen en su proyecto. 

V: ¿cómo ha sido este proceso para tu familia?

P.E.I: mis padres, Mónica y Gabriel, son las personas que más me han apoyado en este sueño de llegar al Mundial de motociclismo. Ellos han hecho sacrificios de tiempo, con todas las horas de entrenamiento y competencias, y de dinero, al vender propiedades y endeudarse. También han hecho muchas rifas para poder costear los viajes y gastos que conlleva una temporada, pero ellos son felices y están muy orgullosos de lo que lo que hemos logrado. 

Además de mis padres, mis hermanos son mis fans número uno: María José, Gabriel Esteban, Santiago -le decimos Sachi y es jugador de fútbol en el Mallorca-, Frank y los gemelos Gabriel y Diego que tienen dos años. Camila, la actual pareja de mi padre, también ha sido de mucho apoyo en todo este tiempo de carrera deportiva. A pesar de que mis padres son divorciados, somos una familia muy unida, y más cuando se trata de apoyarnos a cada uno en lo que nos gusta hacer. 

A manera de epílogo

Con su amabilidad característica y ese tono de deportista comprometido, Pablo pide un espacio para agradecer a todas las empresas, instituciones y personas que han hecho posible su trayectoria hasta ahora: ADT Motowear, el Ministerio de Deporte de Colombia, la Federación Colombiana de Motociclismo, Crinsight Marketing y Publicidad, el BOX arena 727 y, por supuesto, a Salvatore Salamone. 

En México agradece a Racing Bike México, al “mejor equipo de motos en México, el EYK64”, a toda la familia Bobadilla -quienes le dieron la oportunidad de competir durante dos temporadas en el país- y a Erick Sánchez Flórez y su familia por todo el apoyo y por “hacer posible que pudiera quedar campeón en la categoría Superstock 600”. En España tiene una lista larga: Boxi móvil WC Balear, la clínica del doctor Enrique Martínez, Talleres Kike, Panadería Fusión, Som crossfit, a su gran amigo Jhon Alexánder López del taller Team Colombia, a Norbey Andrade de Eventos Andrade, a la emisora Fiesta FM 87.6 y al periódico Baleares Sin Fronteras. 

No se despide sin antes agradecer a Vínculos, colombianos en el exterior, a todos sus amigos y seguidores en las redes sociales y a la colonia de colombianos y demás latinos residentes en Palma de Mallorca. Aunque la lista es larga, en Vínculos comprendemos el valor de la comunidad, sobre todo cuando se está lejos, y consideramos que las palabras de agradecimiento nunca deben negársele a un campeón.

 

Escrito por : Manuela Osorio Pineda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *