Tips para disfrutar del ocio manejandondo responsablemente nuestras finanzas

Si estamos pensando en ahorrar y vivimos en una ciudad costosa fuera de nuestro país de origen, este artículo nos puede ayudar. No es sencillo adaptarse  a las grandes ciudades y menos cuando no se tiene la experiencia previa, pero hoy vamos a conocer varios tips que nos pueden ayudar a sacarle provecho a las grandes ciudades, gastando lo mínimo posible. Para así de esta manera, obtener un buen manejo de nuestras finanzas, con responsabilidad y sin tener que pasar malos ratos, ni abstenernos de disfrutar lo que la ciudad nos ofrece. Y porqué no hasta invertir este ahorro en algún bien para el futuro. 

Uno de los factores que más estrés nos puede causar es el cambio de la moneda. Nuestra cabeza no para de multiplicar  a la hora de pagar, ya sea en dólares, euros o cualquier otra moneda extranjera. Sobre todo cuando recién llegas a un nuevo país.  Ese estrés nos lleva a tomar malas decisiones a la hora de querer ahorrar. Por eso hoy vamos a explicarte algunas vías que podemos tomar  para lograr distribuir mejor nuestro dinero.

Las principales ciudades del mundo nos brindan cantidad de alternativas de ahorro que por falta de conocimiento las estamos desaprovechando. Por ejemplo a nivel recreativo existen  un montón de planes gratis a nuestro alcance como entradas a los museos, talleres educativos, actividades saludables, conciertos, festivales, entre otras. Hoy vamos a conocer algunas de las alternativas para proteger nuestro dinero y nuestras finanzas. 

Ocio

Museos: Podemos encontrar  días en los que se puede  ingresar a los museos de manera gratuita o a muy bajo costo.   Pero también es cierto, que esta información no la entendemos o encontramos  tan fácilmente. Por ejemplo hay unos términos que se usan normalmente con letra pequeña “Free admission” en este caso la entrada no tendrá ningún costo y normalmente se podrá acceder en días específicos y horarios seleccionados por estas instituciones. “Suggested admission” o “Pay what you wish”estos dos términos son los más comunes y los menos claros, que quiere decir?  Normalmente te da un valor  sugerido, pero tú eres el que decide cuánto puedes pagar, el valor puede ser desde $1 dólar hasta lo que se te ocurra,  se considera como una donación que haces al museo. Por ejemplo, en el museo Metropolitano de NYC está la opción y muchas personas no tienen la menor idea. Ya que siempre que haces la búsqueda te aparece el valor general sugerido, para que te veas forzado a pagar el precio regular y llegamos a pensar que no hay más opciones. 

Así,  ocurre en todas la ciudades principales del mundo, ofertas para visitantes, para residentes presentando una prueba de dirección. También, encontramos que en las páginas de algunos de los bancos más importantes  de las ciudades, para las personas que tengan cuenta con ellos, la opción de entrar gratuitamente los principales museos y eventos. En el caso de Estados Unidos Bank of America es uno de los más grandes patrocinadores de este tipo de ofertas  en todo el país.

Eventos al aire libre, otra de las actividades perfecta para disfrutar en compañía de la familia y amigos ahorrando dinero. Normalmente el gobierno patrocina actividades gratuitas o a muy bajo costo de música, teatro, baile, arte, etc.   Debemos acceder a la página oficial de la ciudad en donde nos encontremos y revisar con anticipación los eventos que se estarán realizando próximamente, porque algunos tienen cupo limitado. Al final del artículo encontraremos algunos links  que nos pueden ayudar en esta búsqueda.

Trampas Comerciales: 

¡Cuidado! Normalmente ahí es donde se va gran parte de nuestro dinero comprando cosas innecesarias  que después lamentamos. Ofertas por doquier, cuando cruzamos por una vitrina y vemos los grandes letreros de rebaja. No podrán negar que la tentación es inmensa y nos decimos “esta oportunidad no la volveremos a tener” y nos gastamos el dinero que teníamos destinado a pagar el recibo de la luz, el cable o el celular.  Para luego terminar pagando multas o reconexiones que al final hacen que gastemos más por no haber sido responsables con nuestro presupuesto. Hay estudios que demuestran que “una oferta es verdadera solo si realmente estábamos planeando comprar ese objeto con anticipación”.

La gran mayoría de las veces  estas compras terminan guardadas en una closet sin ser usadas  después de meses e incluso años. Esto quiere decir que en el momento simplemente fuimos víctimas de la mercadotecnia y caímos redonditos ante la tentación. 

“El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro”. – Benjamín Franklin

Otra excusa perfecta que tenemos es “Yo trabajo muy  duro. Puedo darme este gusto, me lo merezco” y es cierto. El problema radica en la frecuencia con la que lo hacemos. No hay nada de malo en tratar de darnos un premio de vez en cuando por nuestros grandes esfuerzos  un “gustico”, pero no debemos abusar de esta estrategia, porque nos llevara a la ruina. Debemos tener límites y hacernos las pregunta Este gustico me ayudara a lograr mi meta principal? Primero cumplamos nuestros objetivos y después de cubrir nuestra lista de prioridades, pensemos en  premiarnos por haberlo logrado. 

Debemos comprar precios.   Los expertos en ahorro aseguran que debemos tomar tiempo para saber qué es lo que estamos comprando, y por qué esa es la mejor opción. Si no nos apasiona ir de tienda en tienda, la tecnología en estos tiempos es una herramienta que nos facilita esta búsqueda a través del internet. Podemos ir a cada tienda y buscar los precios y reseñas. También hoy en día hay muchas  aplicaciones que nos ayudan a hacer esta búsqueda y nos comparan datos, dándonos la mejor opción, y al final ahorramos tanto tiempo y como dinero. 

Al movilizarnos:

Por otra parte, otra forma de ahorrar es,  el transporte público, si estás en una ciudad que cuenta con una buena línea de tren, lo mejor es comprar el pase mensual o si vas por poco tiempo el pase semanal, para poder ahorrar una gran cantidad de dinero. El usar el sistema público y caminar es una combinación muy beneficiosa para tu bolsillo y para tu salud. Y debemos tener en cuenta que tanto estudiantes como personas mayores  reciben un descuento extra en los pasajes. Por otra parte, ahora las grandes ciudades también te brindan otras alternativas divertidas como renta de bicicletas que puedes tomar y retornar en el lugar que te quede más conveniente, ahorrando dinero.  

Por experiencia propia les digo que tener carro  viviendo en una ciudad principal con buen transporte público, es un gasto extra innecesario. Si sumamos el seguro del carro, el mantenimiento, parqueo y el préstamo con sus altas tasas de interés nos da una gran suma que podríamos estar utilizando para realizar un viaje con la familia por lugares maravillosos o invirtiéndola en algo productivo. Claro está, que si vives en  las afueras de la ciudad es diferente la situación. 

Al alimentarnos:

En cuanto a comida, un rubro en el que se nos va gran parte de nuestro dinero. Si te gusta comer saludable, tu mejor alternativa para ahorrar es preparar tu propia comida y menú semanal, por un lado sabrás realmente que es lo que estás comiendo y segundo estarás ahorrando. Muchas personas así, estén trabajando en las ciudades grandes están optando por llevar su propio almuerzo, aparte de dinero, ahorran tiempo que pueden usar en una caminata extra para ejercitarse un poco diariamente ya que muchos trabajan largas jornadas en frente de una computadora y ese tiempito extra lo puedes usar en algo divertido. 

Debemos ser creativos, escoger un lugar agradable a la vista para tomar nuestro almuerzo y si podemos incluir y motivar a otras a que ahorren  al igual que nosotros, el plan será muy divertido y te estarán agradecidos por siempre.  

También existen  supermercados que venden opciones de comida saludable, a bajo costo y fácil de consumir. Dentro de Estados Unidos lugares como Trader Joe’s y Whole foods pueden ser una buena alternativa, además variada y a bajo costo.  Ahorrandonos la propina y costos extras que pagaremos si decidimos ir a un restaurante. 

Ventajas como estudiante:

Los descuentos que obtienes por portar un carnet de estudiante son gigantescos. Si estás estudiando  una carrera, especialización, cursos básicos, clases de idiomas. Lo que sea, que esté dentro de una institución educativa, solicita un carnet de estudiante, no importa  la edad que tengas, puedes hacer uso de estos grandes beneficios. Descuentos para estudiantes.  Desde reducciones en los precios del transporte público, como en las tiendas de ropa, actividades culturales, restaurantes, librerías, tiendas tecnológicas, hasta en amazon y algunas tiendas en cadena que requieren suscripciones. También, seguros de carro, gimnasios y compañías de telefonía celular, entre otras. 

 Ahorrar Viajando:

Y si de viajar se trata, también podemos encontrar  cientos de alternativas para obtener descuentos: el planear el viaje con tiempo nos ayudará a  acceder a mejores tarifas, ya sea en vuelos como hospedaje. Entre más tiempo mejor será el descuento. Utilizar aeropuertos alternativos, es una buena oportunidad para  conseguir mejores tarifas, si lo comparas con las tarifas de los aeropuertos más concurridos. 

Cuando planeas un viaje por varios días y quieres aprovecharlo al máximo para conocer ahorrando, acudir a los tours es una buena alternativa. Existen algunos muy costosos pero otros que nos ayudarán enormemente, ya que brindan mejor precio para grupos grandes, también nos permitirá conocer nuevas personas y divertirnos más. La temporada baja es la ideal para conseguir lo mejor a bajo precio. 

Y cuando estemos de viaje debemos preguntar a la gente local por sus  restaurantes de preferencia. Será una buena guía para nosotros, ya que así, podremos  acceder a la mejor comida de la ciudad, ahorrando mucho dinero. Normalmente los restaurantes turísticos  son todo lo contrario. 

“Ahorrar no es sólo guardar, sino saber gastar”

Otras alternativas:

Definitivamente una gran manera de ahorrar  son los cupones y ofertas que podemos obtener a través  de páginas como grupon por ejemplo, en donde puedes comprar ahorrando. Desde  restaurantes, viajes, masajes, actividades culturales hasta servicios como cambio de aceite para tu carro, regalos, ropa etc. Puedes llegar a conseguir hasta un 75% de descuento del valor real. 

Prescindir de nuestra tarjeta de crédito y más bien usar débito o efectivo, no hará llevar mayor control de lo que gastamos y no pagaremos altas  tasas de interés. El poder controlar nuestras finanzas es elemental para poder ahorrar y a futuro obtener un buen resultado.

“Quien vive con más desahogo no es el que tiene más, sino el que administra bien lo mucho o poco que tiene.” – Ángel  Ganivet

Organizarnos, nos puede ayudar a lograr nuestro objetivo de ahorrar. Si dividimos nuestros gastos por categorías y hacemos una lista de lo que estamos haciendo con nuestro dinero nos ayudará a tener una mejor idea de donde estamos fallando y podremos fácilmente tomar medidas para solucionarlo. Luego de este paso hagamos un plan para cubrir nuestras obligaciones mensuales,  y no tener que pagar cargos extras por pagos tardíos, sobregiros etc. 

Luego podemos  pensar cuánto puedes ahorrar ya sea semanalmente, quincenal o mensual, según recibamos los pagos. Suprimiendo gastos innecesarios podremos alcanzar estos objetivos. Metas a corto, mediano y largo plazo nos  mantendrán motivados y concentrados en este propósito que nos hemos planteado. Con este simple esquema vamos a obtener rápidamente resultados y vamos a poder avanzar inteligentemente en nuestra economía. 

«Nunca gastes tu dinero antes de tenerlo» – Thomas Jefferson

Aprende a decir NO, este es el secreto más efectivo. Muchas veces compramos o gastamos  simplemente porque no sabemos usar esa palabra. Caemos fácilmente con lo que nos ofrecen, en la moda, tratamos de hacer lo que otros hacen sin tener la necesidad, participamos muchas veces en planes que no nos gustan solo para complacer a un amigo o familiar.  Por tanto es muy importante ser conscientes de lo que estamos gastando, evitar caer en trampas para comprar cosas que no necesitamos, organizar nuestras finanzas sin dejar de desaprovechar al máximo todas las ventajas que da la ciudad nos brinda para ahorrar dinero. 

 

Escrito por:  Mónica Sanabria