Select Page

Conozcan al colombiano más popular de París: el man de los chorizos

Conozcan al colombiano más popular de París: el man de los chorizos

Quería estudiar Comunicación, Publicidad o “algo de arte” pero no pudo, le tocó elegir una carrera en universidad pública y se fue por el Derecho. Se convirtió en un abogado respetable en Manizales y cuando parecía que se iba a casar con su novia de 7 años y alcanzar ese sueño pequeñoburgués de estabilidad y vida familiar… “ella se consiguió otro muchacho y me echó”, cuenta el héroe de esta historia con esa forma de hablar tan suya, un desparpajo que invita a su interlocutor a seguir preguntando, como si fuéramos amigos de toda la vida. Para muchos este parecería un cuento de sueños frustrados, las aventuras de un “Juanito remalas”, de un “Pacho sin fortuna”, pero para Juan David Castillo la vida es otra película, una en la que de fondo suena Willie Colón cantando “no te quejes Andrés, no te quejes por nada, si del cielo te caen limones aprende a hacer limonada”, o en su caso, chorizos. 

Pero para eso faltaba mucho, porque esta es una historia larga y se divide en tres partes; pero como en los grandes clásicos -Forrest Gump, Pulp Fiction, Memento…- nos daremos la licencia de empezar por el final: lo conocimos por un video viral de EsTrending y, atraídos por su historia, seguimos leyendo sus entrevistas en La W, La FM, RCN y una gran cantidad de medios latinoamericanos y españoles: el emprendedor colombiano que renunció a una vida cómoda por perseguir sus sueños y hoy tiene un emprendimiento gastronómico en París; se dedicó a fabricar los chorizos de más alta calidad y repartirlos en su choricleta, creando de paso una comunidad que muestra la cara más linda de Colombia y los colombianos en el exterior. En Vínculos nos dieron ganas de conocer a tan ilustre personaje y toda la historia detrás de su proyecto, así que lo contactamos y nos respondió con un “¡Claro, de una!”

De abogado en Colombia a todero en el exterior

Corría el año 2012 y después de su ruptura Juan David tomó una decisión radical: “cuando esa vida de adulto desapareció, yo tomé como excusa para salir de todo eso el hecho de irme a estudiar otro idioma. Arranqué para Australia”. Ese viaje le cambió la vida: trabajó como limpiador, como vendedor de sándwiches en Subway, como ayudante de carpintero, “mejor dicho, todo lo que uno hace cuando sale del país” y a sus 28 años se encontró con una realidad diferente que le hizo cuestionar todo lo que había hecho hasta ese momento y replantearse las ideas sobre el trabajo. 

“Me sirvió mucho porque me mostró que uno tiene que escoger muy bien lo que quiere hacer. Me encontré en un país donde la gente no está en esa carrera desaforada por estudiar algo que le dé mejores oportunidades económicas sino que la gente estudia porque le gusta, porque quiere aprender sobre cosas que le interesan. Todo eso, haber conocido australianos, haber viajado por indochina, haber visto los extranjeros que están por todo el mundo y su manera de pensar, me cambió mucho”. 

Vínculos: ¿cómo se define el man de los chorizos a sí mismo?

Juan David: “Me defino como un muchacho lleno de energía para descubrir el mundo. Soy una persona abierta hacia los demás y trato de convertirme en un buen ser humano. Es mi lucha diaria. Quiero mucho esta vida”.

V: ¿Qué soñabas con ser o hacer cuando eras niño?

JD: “Cuando era niño disfrutaba ser niño. Una de las cosas de ser niño, por lo menos para mí, es la inconsciencia, entonces no me proyectaba de verdad. De pronto soñaba con ser futbolista o algo así”.

V: Tú estudiaste derecho pero no era la carrera de tus sueños, aunque de cierto modo, te impulsó a hacer lo que haces hoy… ¿Sigues ejerciendo de alguna forma?

JD: “Le debo mucho a mi carrera de Derecho. Si bien es una carrera que yo no quería hacer, que no estaba dentro de mis planes ni dentro de mis deseos, más bien fue una obligación dentro de las circunstancias, la quiero mucho en todo caso. Si no hubiera trabajado durante 10 años, no habría tenido los recursos para poder tomar esta decisión de vida que fue tan importante, la de irme a estudiar a Australia”. 

La aventura de emigrar, segundo round

Después de esa primera salida, Juan David volvió a Colombia queriendo recuperar su carrera. Eso es un proceso normal porque es algo que no se puede dejar de la noche a la mañana y mucho menos cuando uno está en una cultura como la nuestra donde la sociedad nos empuja a tener un status, a pertenecer, a lo que significa el éxito. Entonces volví a trabajar como abogado en Bogotá durante dos años; yo siempre había trabajado en servicios públicos y mi último empleador también fue una empresa del Estado y, obviamente, tenía un jefe corrupto, como todo en ese sistema… Resulté quedándome sin trabajo porque el jefe este ferió mi contrato con unos políticos costeños”. 

Eso fue en el 2016 y para ese momento él ya había decidido estudiar cocina porque era algo que lo apasionaba y que venía aplazando. Nuevamente un contratiempo le cambiaba el plan de la noche a la mañana, y, como la primera vez, cogió el toro por los cuernos: “agarré los ahorros que tenía, compré el pasaje, pagué el curso y a la semana siguiente ya estaba en Argentina haciendo una carrera acelerada de cocinero”. 

*En su cuenta de Instagram @el_man_de_los_chorizos comparte fotos de sus clientes -franceses, colombianos y extranjeros; residentes y visitantes; diplomáticos y “de a pie”- y sus historias personales, imágenes curiosas y mensajes inspiradores que le arreglan el día a cualquiera. 

París… La ciudad de los chorizos

Después de estudiar y trabajar un tiempo en Argentina el mundo de la gastronomía lo empujó hacia Francia, donde además vive su hermana hace varios años: “yo estaba interesado en la alta cocina, así que necesariamente tenía que venirme para acá, donde se inventaron todas las técnicas de cocina que existen. Me vine con una visa de estudiante; mi idea era estudiar francés y trabajar en restaurantes para coger experiencia. Me puse como meta 2 años para obtener experiencia en cocina y después montar mi propio negocio”.

V: El man de los chorizos se ha convertido en más que un emprendimiento: es una comunidad de colombianos en el exterior. ¿Cómo nació esta idea? 

JD: El man de los chorizos es el resultado de todo lo que te vengo contando y nació específicamente cuando yo renuncié a mi trabajo porque llegué al límite de las horas permitidas porque no quería tener ningún problema en mi proceso en Francia. Me vi pensando en ideas para sostenerme económicamente, ya había alcanzado mi meta de experiencia en cocina y estaba listo para emprender… pero no tenía ni un peso, así que se me ocurrió la idea de vender comida a los colombianos en París, y a raíz de que había probado unos chorizos que no me gustaron, pensé que podía hacer ese producto de una manera profesional y así fue como me lancé. 

Averigüé qué equipos domésticos necesitaba para poder hacer los chorizos y me los conseguí muy fácil, hice una pequeña inversión de 50 euros y así empecé. Alrededor de toda esta iniciativa de ‘El man de los chorizos’ surgieron otras cosas -además de la cocina, que evidentemente me apasiona- que también me gustan: al empezar a conocer gente vi la oportunidad de empezar a contar sus historias; empecé a escribir y eso empezó a enganchar a las personas y a impulsar el negocio. Sin quererlo, sin haberlo pensado, se empezó a crear una comunidad y ahí viene la tercera parte: a mí me gusta ayudar a las personas, así que vi la forma de empezar a conectar gente a través de esa comunidad y así intentar suplir las necesidades que tenían”.

En este punto podríamos decir que Juan David sacó al comunicador que llevaba dentro, pues además de fotos suculentas de creaciones gastronómicas a base de chorizos, sus redes sociales están llenas de clientes satisfechos con sus paquetes personalizados y sus #ChoriHistorias de vida; de #ChoriNoticias de importancia para la comunidad de colombianos en Francia; de anuncios de trabajo -#ChoriJobs- o personas que lo buscan -#Cholidaridad-, de preguntas y respuestas sobre cuestiones cotidianas como el envío de paquetería entre Francia y Colombia -#ChoriInfo-, y hasta de habitaciones para arrendar por turismo o largas temporadas -#ChoriHome y #Chorianuncios-. 

Hoy tiene 6988 chorifans en Instagram y 7089 en Facebook, repartiendo todo ese #ChoriLove y construyendo un proyecto colectivo y fortaleciendo la comunidad que existe, “pero no para excluirse sino para ayudarse”, aclara. “Yo tengo la convicción de que si entre todos nos damos la mano, entre todos salimos más rápido de las situaciones que no son fáciles y en la inmigración hay cosas que no son fáciles, entonces si entre todos nos ayudamos, ¡hombre!, entre todos se rema más rápido y más firmemente”. 

V: ¿Qué es lo más duro de ser inmigrante? 

JD: Lo más difícil de ser inmigrante es el hecho de ser extranjero, porque uno siempre va a serlo en un país que no es el de uno, por más que lleve viviendo allí 1, 20 o 30 años. Para mí eso es lo más duro porque uno nunca termina de saber si es de aquí o es de allá, porque ya después de un tiempo hay muchos más elementos que lo ponen a uno en el país al que uno emigra que en país del que uno es. Aunque si uno lo ve como una ventaja, termina teniendo dos naciones o tres o las que quiera tener. 

El problema de la migración también es la soledad y bueno, todas esas circunstancias que lo alejan a uno de su entorno, de donde uno se siente feliz y bien. Eso es lo más complicado porque lo otro es un problema de adaptación normal; uno al principio está muy perdido y ese es un periodo de filtración en el que muchas personas se devuelven. Pero después de que uno se adapta ya empieza a disfrutar mucho el país donde se fue a vivir. 

V: ¿Qué es lo mejor que te ha pasado como inmigrante?

JD: Es muy difícil elegir una sola buena experiencia de las muchas que he tenido; las personas que conocí en los trabajos, los amigos que he hecho… Cosas pequeñas que le marcan a uno la vida y el paso como inmigrante, como un amigo que un día me regaló dos delantales de cocina. Acá en francia me han pasado cosas espectaculares como el hecho de haberme casado, aquí encontré la mujer de mi vida. 

V: Volviendo al negocio, ¿cómo se prepara y se acompaña el chorizo ideal?

JD: En Francia tenemos la suerte de ser la despensa del mundo en el tema gastronómico y el epicentro de toda la movida. Los ingredientes que yo utilizo son la carne de cerdo francesa, que es reputada por ser de altísima calidad, y las especias que vienen de los países productores: Marruecos, India… Así que tengo la gran fortuna de tener los productos de más alta calidad para hacer mi producto, por eso es que le ha gustado tanto a la gente. Suena cliché pero la verdad es que los chorizos saben mejor si uno está con la gente que quiere, con la gente que le cae bien, con la familia, así es que se debe acompañar un chorizo: con personas bacanas al lado de uno. 

V: ¿Qué planes tiene el man de los chorizos para el 2019? 

JD: Para el 2019 El man de los chorizos quiere ampliar su laboratorio de producción para poder lanzar más productos: “gastronomicamente estoy pensando darle un poco la vuelta a lo que estamos acostumbrados a comer para ponerle una categoría diferente a lo que nosotros producimos”.

V: ¿Te planteas volver a Colombia?

JD: Volver a Colombia siempre ha estado en mis planes, aunque todavía no podría decir cuándo o si lo voy a hacer, pero siempre está en los planes volver al país querido, aunque eso depende mucho de las circunstancias y la situación del país.

Juan David se despidió con un saludo  y abrazos para toda la redacción de Vínculos, deseando que podamos seguir compartiendo muchas historias de los colombianos en el mundo y ayudando a que nuestro proceso de integración como inmigrantes funcione a la perfección allí donde lleguemos. Pero mejor los dejamos con sus palabras, que además de inspiradoras son bastante graciosas: 

Acá en el mundo de los chorizos no caben ni los narcotraficantes ni los ladrones ni los estafadores, en esto esa gente está excluida, los políticos ladrones acá no caben, ellos tiene su propio mundo y en ese seguirán hundiéndose hasta que la justicia los llame. Pero bueno, este es el mundo de los bacanos, el mundo de la gente trabajadora, humilde y de los que estamos trabajando con el nombre de Colombia pegado en la frente y queremos ser vistos y recordados como gente honesta, trabajadora e inteligente, que llegamos a los países a construir y a apoyar la sociedad que nos recibe y no para ser un lastre más”. 

*Todas las imágenes son cortesía de El man de los chorizos

 

Escrito por: Manuela Osorio Pineda

Trackbacks/Pingbacks

  1. 10 blogs que todo colombiano en el exterior debe seguir. - Vínculos - Colombianos en el exterior - […] […]
  2. Los 10 mandamientos de los colombianos en el exterior. - Vínculos - Colombianos en el exterior - […] a promocionar su labor. Compartir los logros de científicos e investigadores o comprar en los negocios de nuestros compatriotas…

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *